Después de varias citas fallidas, Daniel, el joven “vendedor” de seguros logró que durante más de una hora me sentara a escuchar sus propuestas. Más escéptica que convencida escuche sus razones de por qué debía contratar pero ¡¡Ya!! Un seguro de gastos médicos. La estrategia no falló. El entusiasta asesor de Seguros Monterrey New York Life no se anduvo con rodeos y directo aseguró: “Contrata inmediatamente el Seguro de Gastos Médico Mayores porque si mañana caes enferma o sufres un accidentes tu economía no volverá a ser la misma”.


-“¿Por qué habría de enfermarme?”, pensé un poco molesta porque pocos vendedores se atreven a hablarte tan directo. Sin embargo, después recordé la intempestiva operación para extraer mi apéndice a la que debí someterme y que, de no haber sido por el apoyo de mi familia hace dos años, simplemente no hubiera podido pagar.

Es cierto, Daniel tenía razón y también vino otra idea a mi cabeza: “¿Por qué si tengo un seguro contra accidentes para mi auto y no un seguro de gastos médicos para mi o mi hijo?

Igual que yo millones de mexicanos apuestan, de esta forma, por su buena salud y no por la fatalidad. Por esa razón, la industria de los seguros en México no ha lograr ir más allá del 1.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mientras en otros países como Estados Unidos, Canadá o Francia la vida simplemente no puede entenderse si un seguro y la participación de supera el 9% de la economía. En México, sin embargo, en caso de una emergencia la población sin cobertura con el IMSS o el ISSSTE simplemente acuden a las salas de urgencias del sector salud en donde los quirófanos son un bien escaso y los recursos muy pocos. Por ello, aseguradoras como la británica AXA con productos como Salud911 – una alegoría la famoso número de emergencias de Estados Unidos – apuesta por las coberturas de servicios médicos. Seguros Monterrey-Aetna también ha diseñado buenos productos como Vida Mujer que cubre, por ejemplo, gastos catastróficos como el diagnóstico del cáncer cervicouterino. Por eso, un seguro – me parece – es una apuesta contra la fatalidad en el que, en caso de perder la salud, garantiza al menos un apoyo financiero para solventar esos gastos que suelen ser muy altos.

A tributar por la red

Será a partir del 2011 cuando los contribuyentes dejemos el papel para migrar a la emisión de comprobantes fiscales en formatos digitalizados que se transmitirán de manera electrónica, medida con la cual las autoridades de la Secretaría de Hacienda así como el Servicio de Administración Tributaria buscan agilizar los trámites fiscales, pero sobre todo, aumentar la información con la que cuentan para reducir las prácticas de evasión. La compañía IT Complements (itcomplements.com) de Fernando Osorio es una de las empresas mexicanas que ofrecen soluciones a pequeñas y medianas empresas que necesitarán cumplir con estos requisitos. La factura electrónica se desarrollará y codificará en la plataforma conocida como XML Extensible Markup Language, que se ha constituído en la tendencia internacional en materia de e-Government y e-business. Es bueno saberlo.

claudiavillegas@revistafortuna.com.mx