A que no puedes… con 3 mil millones de dólares

En cada edición presentaremos una radiografía de los grandes negocios que se generan en la vida cotidiana. Hablaremos de las marcas, pero sobre todo de las ventas millonarias que poco a poco se acumulan en las pequeñas cosas.

Después de tres décadas, la campaña publicitaría que decía “A que no puedes comer sólo una” de Sabritas se mantiene vigente ¿Quién no ha ido a una reunión sin sucumbir a la tentación? La seducción de ese consumo impulsivo es multimillonaria, con ventas anuales de alrededor de 3 mil millones de dólares y, por si fuera poco, ha crecido a una tasa promedio anual de casi 5.0 por ciento en los últimos 15 años.

Pídase como se pida en el changarro de la esquina o en el canal moderno de distribución, las Sabritas, Cheetos, Churrumais, Doritos, Barcel, Bokados, Prispas, Leo, Snaky, Encanto, Pringles, Nipón, Nishikawa, Mafer o Karate, sólo por citar algunas marcas de firmas como Sabritas, Bimbo (Barcel), Embotelladora Arca o el conglomerado industrial regiomontano Xignux. El producto de las grandes empresas se come casi cuatro quintas partes del total y el resto queda en pequeños productores regionales.

Si bien las papitas, charritos o cualquiera de los productos se venden en presentaciones de diferentes gramajes, a manera de ejemplo, considerando las bolsitas individuales que se comercializan en la tiendita de la esquina y un rango de la población consumidora de cinco a 54 años, se desprende que el consumo per cápita anual sería de 82 bolsitas al año, es decir, en promedio 1.6 paquetitos de botana a la semana.

Un dato de interés es que el consumo per cápita disminuyó 11 por ciento del nivel más alto que se registró en 2005 cuando la ingesta fue de alrededor de 92 bolsas al año o 1.8 a la semana.

El producto estrella el mercado son las papas fritas; concentran una tercera parte del producto elaborado por las grandes empresas, las cuales al año facturan alrededor de 870 millones de dólares. Considerando el precio de una bolsa individual de Sabritas, el kilogramo de papa ya industrializado y en las manos del consumidor a través de algunas de las 6 mil 500 rutas de distribución que tiene la unidad de Frito-Lay en México, se vende en 143 pesos.

El segundo mayor producto de consumo, con ventas anualizadas de 770 millones de dólares, es aquel que se puede identificar con la marca líder: Doritos, o bien por otras como “Tachos” de Encanto o bien Topitos (de Bokados). En la tercera posición, por el volumen de consumo, es la botana que también encabeza la marca Cheetos de Sabritas. Sus rivales comerciales son las marcas Quechitos de Barcel, los Che-Totis de la firma Fritos Totis o los Boka-Chitos de Arca a través de Bokados.

A pesar de la competencia, Sabritas concentra poco menos de 70 por ciento del mercado, mientras que Barcel tendría un 15 por ciento y el resto todavía muy fragmentado.