En el primer trienio de Calderón, el fisco mexicano deja de recaudar 1 billón 818 mil 402 millones de pesos, revelan los presupuestos de gastos fiscales para los ejercicios 2007, 2008 y 2009. Al tiempo que la administración federal otorga estímulos fiscales multimillonarios a trasnacionales, pugna por los impuestos a medicinas y alimentos

En sus tres primeros años, el gobierno de Felipe Calderón deja de percibir recursos fiscales por 1 billón 818 mil 402 millones de pesos, consta en los presupuestos de gastos fiscales para los ejercicios 2007, 2008 y 2009, elaborados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

La información oficial da cuenta de “los montos que deja de recaudar el erario federal por concepto de tasas diferenciadas en los distintos impuestos, exenciones, subsidios y créditos fiscales, condonaciones, facilidades, estímulos, deducciones autorizadas, tratamientos y regímenes especiales establecidos en las distintas leyes que en materia tributaria aplican a nivel federal”.

La pérdidas para el erario federal por año se desglosan de la siguiente manera: 2007, 581 mil 123 millones 300 mil pesos; 2008, 772 mil 364 millones 500 mil pesos; 2009, 464 mil 914 millones 700 mil pesos.

Además, en su Presupuesto de gastos fiscales 2009 el SAT prevé que la merma ascenderá a 502 mil 533 millones 400 mil pesos. Con esta proyección, las pérdidas para el cuatrienio ascenderán a 2 billones 320 mil 935 millones 900 mil pesos.

Pérdidas por rubro

El pasado 24 de julio, el secretario de Hacienda y Crédito Público Agustín Carstens declaró que el gobierno federal enviará al Congreso una iniciativa de reforma fiscal, con el proyecto de presupuesto 2010.

En el contexto de la crisis financiera que padece México, se prevé que ésta buscará –entre otras cosas– gravar los artículos más sensibles para la población: alimentos y medicinas. Ello, pese a que el SAT admite un multimillonario “hoyo” en el fisco.

En sus informes, el órgano recaudador revela que las mermas correspondientes al Impuesto Sobre la Renta (ISR) son las más elevadas, al totalizar en estos tres años 752 mil 720 millones 400 mil pesos.

Sin especificar que porcentaje corresponde a evasión fiscal, los reportes del SAT indican que 450 mil 636 millones 500 mil pesos corresponden al ISR empresarial. Esto es el 59.86 por ciento del total de las pérdidas registradas en ese impuesto.

Le sigue el déficit que registra el Impuesto al Valor Agregado, por 579 mil 512 millones 200 mil pesos. En tercer lugar se ubican las mermas en los llamados impuestos especiales, que suman 254 mil 185 millones 200 mil pesos.

Entre 2008 y 2009, el recién creado Impuesto Empresarial de Tasa Única presenta pérdidas por 181 mil 873 millones 700 mil pesos. Mientras que en el primer trienio, los estímulos fiscales –que benefician a trasnacionales y grandes corporativos– suman 50 mil 111 millones de pesos.

Estímulos del Conacyt: 9 mil MDP

Tan sólo los estímulos fiscales otorgados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que preside el guanajuatense Juan Carlos Romero Hicks, suman 9 mil millones de pesos en los tres años del gobierno de Calderón.

Éstos han beneficiado a trasnacionales como Monsanto, Pfizer, Kimberly-Clark, Chrysler, Ford, Procter & Gamble, Shering Plough, Bimbo, Telmex, Barcel, indican informes publicados en el Diario Oficial de la Federación.

Entre las más beneficiadas se encuentran las empresas de la industria automotriz, como las estadunidenses Ford Motor, General Motors y Chrysler, la japonesa Nissan y la alemana Volkswagen.

De acuerdo con los informes, más de 1 mil empresas han sido favorecidas bajo la justificación de incentivar los gastos en inversiones en investigación y desarrollo de tecnología. De éstas destaca General Motors, que en el periodo 2007-2008 obtuvo más de 800 millones de pesos para promover 88 proyectos en sus plantas.

También se encuentran trasnacionales vinculadas a la industria farmacéutica, que en años anteriores han obtenido contratos del gobierno federal para la distribución de medicamentos.

Tal es el caso de Laboratorios Senosiain que, según el portal de compras del gobierno federal Compranet, había facturado de 2002 a 2005 1 millón 511 mil 536 pesos. De los estímulos autorizados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público obtuvo más de 13 millones de pesos en tan sólo dos años: 2 millones 17 mil 642, en 2007, y 11 millones 110 mil 47, en 2008.

La actual administración también ha estimulado a empresas que se dedican a la experimentación de semillas transgénicas, como Monsanto y Dow Agrosciences. Ambas esperan la autorización de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios, dependiente de la Secretaría de Salud, para iniciar con la siembra de maíz transgénico en el país.

Asimismo, destaca la presencia de la principal empresa de telefonía del país, Telmex, propiedad de uno de los hombres más ricos del mundo, Carlos Slim. La telefónica recibió incentivos, durante el primer año de la administración en curso, por 11 millones 877 mil 692 pesos del Conacyt, mediante seis proyectos de innovación tecnológica.

No obstante, una investigación de la reportera de Fortuna Paulina Monroy demostró que en 2007 los Fondos Sectoriales para la Investigación Científica con Dependencias y Entidades y los Fondos Mixtos para el Desarrollo Científico y Tecnológico Estatal y Municipal, del Conacyt, no fueron utilizados al ciento por ciento para la promoción de la ciencia y la tecnología.

Resultado de ello, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló un subejercicio de 4 mil 65 millones 985 mil 300 pesos en secretarías y entidades federativas. Entonces se perdieron 6 mil 314 proyectos.

Automotrices consentidas

La compañía estadunidense General Motors ganó en dos años incentivos fiscales por 800 millones 641 mil 586 pesos, destinados a la aplicación de 88 esquemas de innovación tecnológica. En el primer año de la administración de Romero Hicks al frente del Conacyt, la automotriz recibió estímulos por 549 millones 681 mil 586 pesos. Un año más tarde, por 315 millones de pesos.

El proyecto más ambicioso que presentó la trasnacional al Conacyt, para obtener 217 millones 153 mil 681 pesos, está relacionado con el desarrollo de nuevas herramientas de bajo consumo de energía, que permitan la fabricación de 10 versiones vehiculares de la serie GMT 166/168.

Pero éste no ha sido el único esquema que ha tenido la trasnacional para beneficiarse del erario, ya que en 2006 obtuvo, “de manera irregular”, más de 300 millones de pesos extraídos del Fondo para Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) operado por la Secretaría de Economía (SE), documentó la ASF en el Informe del resultado de la revisión y fiscalización superior de la Cuenta Pública 2006.

Ford Motor Company, la segunda armadora más importante del mundo, obtuvo estímulos por casi 75 millones de pesos, correspondientes a 35 proyectos. En 2007, la compañía obtuvo 31 millones 660 mil 799 pesos, mientras que al año siguiente le fueron asignados 43 millones 309 mil 782 pesos.

El proyecto que más estímulos fiscales exigió, según el archivo de internet del Conacyt, es el denominado “Desarrollo de dispositivos de alta precisión para verificación de lámina automotriz”, que significó un monto de 14 millones 5 mil 106 pesos.

Esta empresa ha sido una de las más beneficiadas por el gobierno federal desde la administración de Vicente Fox, bajo el argumento de que es una generadora de empleos. Al igual que General Motors, durante 2005 y 2006 obtuvo de la SE subsidios por más de 1 mil millones de pesos a través del Fondo Pymes.

De dichas operaciones, la ASF demostró irregularidades por 200 millones de pesos en la revisión de la Cuenta Pública 2005. Las inconsistencias se reflejaron en el FP2005-2413, denominado Revitalización del Cluster de Innovación Automotriz del Valle de México, por lo que el máximo órgano de fiscalización del país exigió la recuperación de dicho monto (Fortuna 61).

La empresa armadora alemana Volkswagen México, que en el primer trimestre de este año llevó a cabo paro técnico en su producción por la crisis económica mundial, recibió en los primeros años de esta administración incentivos por 334 millones 581 mil 739 pesos para 37 esquemas.

Un mil 33 millones 652 mil pesos más fueron entregados en 2007 a Chrysler de México, sólo para ocho proyectos. A esta entrega se suma la de la japonesa Nissan con 161 millones 184 mil 489 pesos y la sueca Volvo, con 12 millones 354 mil 903 pesos.

Multinacionales

Entre las empresas que han cruzado el mercado mundial y que se encuentran enlistadas en los subsidios del Conacyt están: Kimberly-Clark y Procter & Gamble. La primera –compañía líder en productos de consumo para el cuidado e higiene personal, adjudicó más de 100 millones pesos en 2007 y 2008 a la elaboración de 12 proyectos de investigación.

Colocada para cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores, la empresa registra ventas anuales superiores a los 23 mil millones de pesos, según indica su información interna. Esta misma obtuvo estímulos del Conacyt por 101 millones 946 mil 785 pesos, bajo la permisividad de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, según indica el Diario Oficial de la Federación.

La multinacional estadunidense Procter & Gamble, encargada de elaborar bienes de consumo como pilas, rastrillos y jabón, entre otros, ganó de la hacienda pública más de 10 millones de pesos.

La empresa, de la que forma parte en su cúpula directiva el expresidente Ernesto Zedillo, sugirió a la institución encargada de la innovación tecnológica en México que llevaría a cabo 21 proyectos de investigación a cambio de 10 millones 988 mil 894 pesos en estímulos.

Las farmacéuticas

La industria de los medicamentos y los avances médicos también fue susceptible de obtener incentivos fiscales millonarios a través del programa de estímulos fiscales, que llevó el Conacyt hasta enero de este año. Entre las que destacan, por importancia en monto y presencia en el mercado internacional, Astrazeneca, Bayer, Baxte, Schering Plough.

Con más de 32 mil empleados en todo el mundo y prescencia en más de 125 países, Shering Plough obtuvo beneficios fiscales por 34 millones 663 mil 151 pesos, de los que se desprenden sólo cinco proyectos de “avance tecnológico”, de los que no aparece información específica en el portal del Conacyt, donde se encuentran registrados los proyectos.

AstraZeneca –compañía anglosueca que desarrolla fármacos para tratamientos de enfermedades gastrointestinales, cardiovasculares, neurológicas, psiquiátricas, infecciosas, respiratorias y oncológicas– ganó más de 22 millones de pesos con 25 proyectos. Bayer también obtuvo 7 millones 699 mil 206, y Baxter sumó 930 mil 387 pesos.

La agroindustria

De la industria alimentaria también se desprendieron diversos beneficios para empresas como Bachoco, propiedad de la familia del gobernador de Sonora, Eduardo Bours Castelo. A esta última le fueron asignados 98 millones 413 mil 176 pesos en el periodo 2007-2008.

La empresa dedicada a la crianza de aves y sus derivados obtuvo su mejor presupuesto para el esquema “Diseño y desarrollo de tecnología de proceso para el corte, cristalizado y empacado y para el desarrollo de nuevos productos, procesos y servicios tecnológicos para la industria avícola”, al que le fueron asignados 18 millones 852 mil 252 pesos en 2008.

También hubo subsidios para Bimbo, empresa que se ha identificado con el Partido Acción Nacional a través de sus directivos. La compañía de la familia Servitje registra en los documentos del Conacyt subsidios por 5 millones 777 mil 265 pesos.

El listado de propuestas tiene proyectos como el de “Diseño y desarrollo de sistema de alimentado y colocado automático de producto a contenedores plásticos”, al que se incentivó con 1 millón 70 mil 316. Barcel, también propiedad de Grupo Bimbo, obtuvo otra cantidad millonaria. Los recursos estimulados a la empresa ascendieron a 18 millones 589 mil 426 pesos.

Entre las trasnacionales que han entrado al mercado de la alimentación, se encuentran Monsanto, conocida por producir el herbicida más vendido en el mundo y por la oposición de organizaciones sociales para la siembra de maíz transgénico, y Dow Agrosciences de México, “líder en soluciones químicas, biológicas y genéticas para la agricultura”.

Según los documentos del Conacyt, Monsanto resultó beneficiada con 30 millones 800 mil 771 pesos, en tanto Dow Agrosciences de México obtuvo estímulos por 5 millones 195 mil 713 pesos.


Pérdidas fiscales del primer trienio calderonista

Concepto

Presupuestos de gastos fiscales (millones de pesos)

2009

2008

2007

Impuesto Sobre la Renta

203,666.8

252,962.8

296,090.8

Impuesto Empresarial de Tasa Única

85,567.7

96,306.0

No aplica

Impuesto al Valor Agregado

158,521.6

210,131.0

210,859.6

Impuestos especiales

7,481.7

199,121.9

47,581.6

Estímulos fiscales

9,676.9

13,842.8

26,591.3

Total por ejercicio

464,914.7

772,364.5

581,123.3


Otras trasnacionales beneficiadas a través del esquema de estímulos fiscales, instrumentado por el Conacyt en 2007 y 2008 (pesos)

Boehringer Ingelheim Promeco: 24,293,545

Cementos Apasco: 72,192,450

Bombardier Transportation México: 35,138,807

Bristol Myers Squibb de México: 39,992,513

Cementos Moctezuma 78 millones: 317,000, 561

Compañía Mexicana de Aviación: 242,760,502

Comunicaciones Nextel de México: 29,404,864

Cconductores Monterrey: 22,190,500

Mabe: 92,267,251

Comercial. Acros Whirlpool: 21,050,803

Dl Médica: 17,778,760

Fábrica de Galletas la Moderna: 69,512,839

Corporación GEO: 31,622,694

Danone de México: 1,940,745

Du Pont México: 1,395,612

Eli Lilly y Compañía: 13,814,046

Henkel Capital: 16,941,897

Industrias John Deere: 23,158,253

Johnson Controls Automotriz: 42,503,827

Minsa: 960,322,

Sabritas: 39,103,976

Laboratorios Senosiain: 8,598,304

Sanitarios Lamosa: 11,076,047

Laboratorios Silanes: 14,407,489

Schering Plough: 9,473,974

Televisa: 28,423,466

Tiendas Chedraui: 19,469,599

Unilever: 8,229,099