Más de 1 millón de usuarios del crédito bancario no pueden cubrir sus deudas. De éstos, sólo 12 mil 500 han intentado negociar con sus acreedores. Mientras, el cobro de intereses en las tarjetas de crédito rebasa hasta el 113 por ciento. Ningún deudor puede ser encarcelado por morosidad o falta de pago: Condusef

Más de 12 mil 500 usuarios de la banca buscan salir de sus deudas, acentuadas con el incremento en las tasas de interés durante 2008 y el primer trimestre de 2009. El año pasado, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) registró que 1 millón 300 mil usuarios de préstamos al consumo cayeron en cartera vencida.

El informe Negociación de créditos –elaborado por la Condusef y la Asociación de Bancos de México (ABM)– indica que, en el periodo fiscal anterior, 8 mil 600 sujetos de crédito buscaron cambios en las tasas y plazos de sus créditos.

A finales de marzo de 2009, la Condusef lleva el registro de 4 mil peticiones para la negociación de deuda. Lo que significa que en los tres primeros meses del año ya se alcanzó el 50 por ciento de las demandas del periodo anterior, explica Sara Gutiérrez López Portillo, directora de la Unidad de Desarrollo y Evaluación del Proceso Operativo.


Los meses de la crisis económica han provocado que, cada vez más, los usua rios de las instituciones financieras acudan a la Condusef con el afán de encontrar un apoyo que los oriente a no caer en morosidad, obtener condonaciones y disminución en las tasas de intereses de sus deudas, dice la funcionaria.

Y es que de acuerdo con la última evaluación de institución (al 31 de diciembre de 2008), de los más de 8 mil 600 usuarios, el 72 por ciento manifestó sobreendeudamiento en sus créditos, lo que implica que más de 6 mil 192 personas se encuentran en esta situación.

La Condusef también indica que 1 mil 118 sujetos de crédito dijeron tener dificultades económicas para cumplir con los pagos bancarios o se encuentran desempleados. Otro de los rubros por los que se ha acudido a la negociación de cartera son los problemas de salud, enfermedad o accidente. De este último, se presentaron 602 casos, lo que equivale al 7 por ciento de las solicitudes.

El reconocimiento de atrasos en el pago de sus cuentas implicó que 516 personas acudieran a la oficina dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Los casos de intimidación y amenazas (en un solo renglón) por parte de los despachos de cobranzas y fraude fueron del 1 por ciento, que involucran a 86 personas en cada caso.

Por ello, a mediados de 2007 fue establecido el proceso de gestión electrónica, donde el cliente expone su situación y éste es turnado a la unidad especializada (Unes) de los bancos. De esta manera se analizan propuestas para sus clientes.

Los bancos y los estados

El documento refleja que la Condusef recibió más peticiones de apoyo por parte de los clientes de BBVA Bancomer (de capital mexicano-español), de los que contabilizó 3 mil 642 solicitudes. Le sigue otro banco español, Santander, con 1 mil 630 asuntos; Banamex (propiedad del consorcio estadunidense Citigroup) tiene 1 mil 310 asuntos.

Fueron 755 tarjetahabientes del HSBC los que en 2008 también entraron en números rojos y pidieron ayuda a la Condusef. Banco Azteca –del empresario Ricardo Salinas Pliego– registró 670 peticiones ante la misma instancia; GE (General Electric) Money, 365; Grupo Scotiabank, 175, e Ixe Banco, ocho solicitudes.

De las 32 entidades federativas la de mayores problemas crediticios es el Distrito Federal, con 1 mil 419 casos, en el nivel más alto. La delegación de la Condusef que recibió menos peticiones es la de Baja California, con apenas ocho.

Chihuahua se sitúa en segundo lugar con 531; Puebla, 625; Tamaulipas, 509; Guanajuato, 470; Aguascalientes, 411; Colima, 369; Coahuila, 360; Jalisco, 336; Sinaloa, 316, y Michoacán, 314.


Usuarios rechazados en negociación

Según el capítulo “Resolución por institución financiera”, de los 7 mil 933 asuntos concluidos en 2008, se resolvieron 5 mil 77 a favor del usuario, mientras 2 mil 856 fueron declinados para una renegociación de su deuda.

Como causales de propuesta de negociación declinadas se encuentran: no existe alternativa por el momento, el cliente no es susceptible de negociación, el cliente no cumplió con negociaciones anteriores y/o tiene su crédito en proceso judicial.

De las casi 3 mil resoluciones rechazadas, HSBC fue el que menos respuestas favorables dio a sus tarjetahabientes, pues de los 723 casos solicitados, sólo aceptó la negociación con 103, que representan el 14 por ciento de su demanda. En tanto, 620 clientes del banco de origen británico fueron declinados, es decir, el 86 por ciento de las personas que acudieron a la Condusef para solicitar su apoyo.

Grupo Scotiabank fue el segundo en negar la negociación con sus usuarios.

De un total de 175 asuntos, 136 fueron declinados. Los 39 restantes fueron a favor, mismos que representaron tan sólo el 22 por ciento de los casos.

La empresa financiera que mayores solicitudes recibió fue BBVA Bancomer, con 3 mil 511 casos. Fue una de las que más resultados positivos registró para sus clientes, con 2 mil 579, contrario a los 932 rechazados.

Sara Gutiérrez López Portillo dice que es indispensable que el usuario tenga claro el tipo de negociación que lleva con el banco, ya que de lo contrario se puede caer en incumplimiento. Esto provocaría el rechazo de un segundo convenio y el posible incremento de la deuda.

Además, explica, cuando se lleva a cabo un trámite de negociación vía telefónica con el banco, el usuario debe exigir que ésta le sea entregada por escrito, así no podrá haber alguna “confusión”, además de que se tendrá un respaldo del acuerdo, como un número de conformidad o expediente.


Tarjetas con mayores intereses

Según el simulador de tarjetas de crédito, de la Condusef, Spira Clásica del banco Invex es la tarjeta de crédito más cara en el mercado, pues cobra un costo anual total (CAT) del 113.4 por ciento. Le siguen las de Santander: Black, 107.07 por ciento; Clásica, 99.16 por ciento, y Uni-k, 86.21 por ciento. También Scotiabank Inverlat figura entre las primeras cinco, con su tarjeta NFL, que cobra 83.59 por ciento.

El mismo simulador coloca a la tarjeta Clásica Mastercard Internacional, de la institución Afirme, con un CAT del 47.58 por ciento. Continúa EFE Clásica, de Inbursa, con el 50.72 por ciento; la tarjeta Visa Clásica, del Banco del Bajío, tiene un costo del 52.34 por ciento; la Clásica de Ixe Banco, 57.12 por ciento, y la Santander Light, 58.25 por ciento.

Las tarjetas que además cobran comisiones por “anualidad” son: Aeroméxico, por 750 pesos, y Blue, 459 pesos, de American Express; Black, 690 pesos, y Click Mexicana, por 490 pesos, de Santander. Además, NFL de Scotiabank Inverlat, por 450 pesos, y Rayados de Bancomer, 450 pesos.

Respecto del cobro de la deuda de las tarjetas de crédito vía telefónica, que supuestamente realizan abogados de los bancos, Gutiérrez López Portillo alerta que los despachos de cobranza no pueden amenazar a los tarjetahabientes. Las llamadas a altas horas de la madrugada y bajo amenaza deben ser reportadas ante la Condusef, indica.

La funcionaria aclara que ningún tarjetahabiente que haya caído en morosidad o que definitivamente deje de pagar sus tarjetas por falta de recursos puede ser encarcelado. La máxima penalidad aplicable es el embargo de los bienes, asegura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here