Dirigida por empresarios del llamado grupo Monterrey, la Fundación Santos y De la Garza Evia habría incurrido en fraude fiscal por más de 3 millones de pesos, revela un informe del SAT dictaminado en febrero de 2004: en el ejercicio de 1999, la institución omitió aplicar donativos por 9 millones de pesos en la atención médica y hospitalización de enfermos de escasos recursos. El probable delito habría prescrito a inicios del sexenio de Felipe Calderón.

La Fundación Santos y De la Garza Evia –cuyo Consejo de Patronos está conformado por accionistas de los consorcios Fomento Económico Mexicano (FEMSA), Alfa, Cemex y del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM)– omitió enterar 3 millones 176 mil 762 pesos a la hacienda pública por el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) en el ejercicio fiscal de 1999.

El Dictamen Técnico Contable, elaborado por peritos del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y fechado el 27 de febrero de 2004, revela que la institución de beneficencia privada sin fines de lucro no ejerció donativos por 9 millones 76 mil 464 pesos “en los fines para los cuales fue creada”. La Fundación tiene por objeto manejar el Hospital San José de Monterrey y la Escuela de Medicina del ITESM y, por medio de éstos, dar atención médica y hospitalización a enfermos de escasos recursos, realizar investigaciones médicas, colaborar en campañas de salud pública, entre otros.

Aunque la posible defraudación fiscal se estimó a partir de los 9 millones de pesos, el informe de los peritos del SAT señala que en 1999 “del total de erogaciones, por el importe de 62 millones 731 mil 869 pesos, la persona moral visitada únicamente aplicó para los fines de la institución la cantidad de 4 millones 844 mil 345 pesos”.

Agrega: “Respecto a la diferencia, por un importe de 57 millones 887 mil 523 pesos, se considera que éste no fue aplicado para los fines de la institución, toda vez que fue utilizado para inversiones en activos, dentro del Hospital San José de Monterrey, tales como: mobiliario y equipo, equipo de cómputo y edificio, como se comprobó mediante facturas, recibos, pedimentos, etcétera”.

Emitido por Juan Martín Fabián Santana y Epigmenia Pérez Mejía, el Dictamen especifica que, del gasto global, 36 millones 788 mil 738 pesos correspondieron a donativos. Respecto de estos últimos, descubre el esquema aplicado por la institución, que incluye la triangulación de recursos.

Para fiscalizar a la Fundación, el SAT invirtió más de tres años. Y aunque determinó que la persona moral no presentó declaración anual ni pagos provisionales del ISR en 1999, se desconocen las repercusiones legales o el “acuerdo” entre la institución y el órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Si el SAT hubiera encontrado responsable a la Fundación del delito de fraude fiscal –comprobado por sus peritos– sin actuar en consecuencia, el ilícito habría prescrito a inicios del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa. Ello, porque el artículo 100 del Código Fiscal de la Federación establece que “la acción penal en los delitos fiscales perseguibles por querella, por declaratoria y por declaratoria de perjuicio de la SHCP, prescribirá en tres años contados a partir del día en que dicha Secretaría tenga conocimiento del delito y del delincuente; y si no tiene conocimiento, en cinco años que se computarán a partir de la fecha de la comisión del delito.”

  La Fundación

El 28 de diciembre de 1977, el empresario Ignacio A. Santos González y su esposa Consuelo de la Garza Evia –ambos fallecidos– constituyeron en Monterrey, Nuevo León, la Fundación Santos y De la Garza Evia, IBP. El capital social de la misma se integró con el 92 por ciento de las acciones de la empresa Hospital San José de Monterrey, SA, que era de su propiedad y valía entonces 124 millones de pesos.

Según su información oficial, la Fundación “es una institución de beneficencia sin fines de lucro, que brinda servicios de salud a personas de escasos recursos. Fue creada con el objetivo de operar el Hospital San José de Monterrey y de crear la Escuela de Medicina del Tecnológico de Monterrey”.

La escritura pública 1318 establece que la institución tiene como propósitos: a) dentro de sus posibilidades económicas y a través del Hospital San José de Monterrey, otorgar el beneficio de atención médica y gratuita a enfermos de escasos recursos, en los términos de sus estatutos y la legislación correspondiente; b) sostener económicamente, dentro de sus posibilidades, la escuela de medicina denominada Ignacio A. Santos, dependiente del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Además: c) propiciar, auspiciar y sostener las investigaciones médicas y científicas que realice el ITESM, tendientes a beneficiar la salud de los mexicanos; d) facilitar la operación de la Escuela de Medicina del ITESM dentro del área del Hospital San José de Monterrey, para lo cual le permitirá el uso de todas sus instalaciones, de acuerdo con el reglamento suscrito por el ITESM y el Hospital; e) otorgar becas a los estudiantes de escasos recursos para que estudien en la Escuela de Medicina Ignacio A. Santos, del ITESM.

También: f) operar el Hospital San José de Monterrey como empresa privada hospitalaria, a través del control patrimonial y corporativo que con la mayoría de acciones de dicha empresa tendrá la Fundación (inciso subrayado por el Dictamen Técnico Contable); g) colaborar gratuitamente, en la medida de sus posibilidades económicas, en todas las campañas de salud que emprendan o de las que formen parte el gobierno de Nuevo León o el DIF estatal; h) otorgar becas a estudiantes de escasos recursos para que estudien en el ITESM; i) auspiciar de manera gratuita un programa de medicina rural, desarrollado en la Escuela de Medicina Ignacio A. Santos.

De acuerdo con el Dictamen Técnico Contable, hecho por peritos del SAT, el Hospital –propiedad en un 92 por ciento de la Fundación– no sólo es pieza fundamental en el esquema de la asistencia social, sino en el de las donaciones.

  Esquema de donaciones

El informe dictaminado de 15 fojas, con el cual concluyó la etapa de la auditoría fiscal y del que Fortuna posee copia, revela que los donantes principales de la institución de beneficencia privada son el Hospital San José de Monterrey y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Tan sólo en el ejercicio de 1999, el Hospital aportó 31 millones 200 mil pesos, es decir, 84.82 por ciento de las donaciones que recibió la Fundación; el ITESM donó el 12.96 por ciento, 4 millones 767 mil 795 pesos; mientras que el 2.22 por ciento restante, 814 mil 912 pesos, fue por donaciones de “otros”.

Amparado en este esquema, el Hospital San José de Monterrey provee de recursos (“donativos”) a la Fundación; mientras que ésta, al ser la principal accionista del Hospital, solventa los gastos operativos del mismo. Según se desprende del Dictamen Técnico Contable, el Hospital habría recurrido a deducciones de impuestos por los montos que “donó” a la Fundación.

Respecto del destino de los 62 millones 731 mil 869 pesos que erogó la Fundación durante el ejercicio fiscal de 1999, el informe documenta lo siguiente: gastos operativos de la Escuela de Medicina Ignacio A. Santos, 57 millones 887 mil 523 pesos –de este monto, 48 millones 689 mil 366 pesos se dispusieron para pagos a proveedores–; becas a estudiantes de escasos recursos, 4 millones 378 mil 287 pesos; asistencia gratuita a enfermos de escasos recursos, 446 mil 58 pesos; investigaciones médicas y científicas, 20 mil pesos.

El Dictamen sólo detalla el origen de los 48 millones 689 mil 366 pesos, correspondientes a los pagos a proveedores: donativos, 36 millones 788 mil 738 pesos; otras fuentes de financiamiento, 16 millones 758 mil 639 pesos.

  Grupo Monterrey

Los accionistas de la Fundación Santos y De la Garza Evia, dedicados a la “filantropía”, habrían participado en el financiamiento de las campañas electorales de Vicente Fox Quesada, en 2000, y de Felipe Calderón Hinojosa, en 2006, por la Presidencia de la República.

Uno de éstos fue Eugenio Garza Lagüera, quien hasta su muerte, ocurrida el pasado 24 de mayo, perteneció al Consejo de Patronos de la institución. La cercanía entre éste y el actual presidente no sólo fue financiera: en visita no oficial, Felipe Calderón asistió al funeral del líder moral del llamado grupo Monterrey.

Otros integrantes son Eva Garza Gonda de Fernández y su esposo José Antonio Fernández Carvajal, presidente del Consejo de Administración de FEMSA, presidente del Consejo de Coca-Cola FEMSA, vicepresidente del Consejo de Administración del Tecnológico de Monterrey, consejero del Grupo Financiero BBVA Bancomer, del Grupo Industrial Bimbo, de Industrias Peñoles y Aerolíneas Volaris.

También se enlista Rafael Rangel Sostmann, rector del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey desde enero de 1985, y miembro de los consejos del Instituto del Banco Mundial, Overseers’ Committee to Visit the Harvard Business School, Programa de Becas para Latinoamérica, Universia, Cemex y Southern Association of Colleges and Schools.

Eugenio Clariond Reyes-Retana también forma parte del Consejo de Patronos de la Fundación, además de presidir el Consejo de Administración de Grupo IMSA, SA, y ser consejero de: Grupo Industrial Saltillo, Proeza, Johnson Controls Inc, Chaparral Steel Company, Navistar (International) Corp, Grupo Financiero Banorte, Fondo México y Banco Latinoamericano de Exportaciones.

Otros miembros de la Fundación son: Tomás Milmo Santos, director general y miembro del Consejo de Administración de Axtel, SA de CV, y miembro de los consejos de Administración de Coparmex, Cemex México, HSBC México e ITESM; Eugenio Garza Herrera, director general y presidente del Consejo de Administración de Xignux, compañía asociada a Yazaki, Sara Lee y General Electric; Mariana Garza Gonda de Treviño, Eugenio Clariond Reyes, Othón Ruiz Montemayor, Bernardo Garza de la Fuente, Francisco Garza Zambrano, Eliseo Vázquez Orozco.

Para la elaboración de este trabajo, Fortuna solicitó conocer las versiones de la Fundación Santos y de la Garza Evia y de la Secretaría de Hacienda. Hasta el cierre de esta edición, no hubo respuesta.

Observaciones del SAT a la Fundación

Nombre: Fundación Santos y De la Garza Evia, IBP
Dirección: Ignacio Morones Prieto, 3000 Poniente, colonia Los Doctores, Monterrey, Nuevo León
Fecha de constitución: 28 de diciembre de 1977
Ejercicio fiscal auditado: 1999
Total de erogaciones: 62 millones 731 mil 869 pesos
Monto destinado a los fines de la institución: 4 millones 844 mil 345 pesos
Monto aplicado en fines distintos: 57 millones 887 mil 523 pesos
ISR no pagado a la hacienda pública: 3 millones 176 mil 762 pesos
Donativos no ejercidos por los que se determinó el posible fraude: 9 millones 76 mil 464 pesos
Prescripción del probable delito: febrero de 2007
Acuerdos entre la Fundación y el SAT para solventar la irregularidad: desconocido

Fuente: Dictamen Técnico Contable, elaborado por peritos del SAT

Las donaciones (pesos)

Mes

(1999)

Donante

Total

Hospital San José de Monterrey

Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey

Otros

Enero

500,000

211,400

26,800

738,200

Febrero

500,000

211,400

12,500

723,900

Marzo

500,000

405,200

35,725

940,925

Abril

500,000

385,375

178,991.66

1,064,366.66

Mayo

500,000

385,375

11,195

896,570

Junio

1,000,000

523,098.58

19,634.2

1,542,732.78

Julio

1,000,000

300,000

11,275

1,311,275

Agosto

3,000,000

510,000

13,500

3,524,000

Septiembre

5,300,000

305,250

117,460.28

5,722,710.28

Octubre

4,400,000

305,250

62,004

4,767,254

Noviembre

2,000,000

919,696.6

241,562.18

3,161,258.78

Diciembre

12,000,000

305,250

84,265

12,389,515

Suma

31,200,000

4,767,795.18

814,912.32

36,782,707.5

Porcentaje

84.82

12.96

2.22

100

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here