Los municipios del país enfrentan una serie de obstáculos impuestos por la Federación, para recibir apenas el 4 por ciento del presupuesto federal, cuya vocación es el desarrollo de las comunidades, señala el presidente de la Fenamm, Evaristo Hernández Cruz.Los recursos que los municipios reciben del gobierno federal –el 4 por ciento del total de dinero que administra la Federación– no alcanzan para solventar los gastos en servicios que requieren las comunidades. A ello se suma la reticencia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para reembolsar el pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA), los bajos recursos que reciben de los excedentes petroleros y la excepción del pago de impuestos por parte de organismos privados, señala Evaristo Hernández Cruz, presidente de la Federación Nacional de Municipios de México (Fenamm).
Y es que el también alcalde de Villahermosa litigó por cuatro años contra las autoridades hacendarias para que le fueran reembolsados a su municipio 53 millones de pesos, por concepto del pago de impuestos derivados de la inversión de obra hidráulica que se llevó a cabo en la capital tabasqueña.
Además de las controversias con la SHCP, dice el presidente de la Fenamm, los municipios deben velar porque se les paguen impuestos. Ejemplifica con un caso: “Es necesario que los organismos que dejaron de pertenecer a la federación, como Aeropuertos y Servicios Auxiliares, comiencen a pagar el impuesto predial a los municipios en donde tienen instalaciones”.
Otros que podrían ser sujetos de este gravamen, y que sí forman parte del Estado, son: Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad.
En entrevista, Hernández Cruz habla de los obstáculos que se les presentan actualmente a los presidentes municipales en el ejercicio de su cargo: el presupuesto asignado a los ayuntamientos es pobre, reciben magros recursos de los excedentes petroleros, organismos privados y públicos evaden impuestos y, a su juicio, el corto periodo de mando “no alcanza para concluir los proyectos de gobierno”.
—Fueron cuatro años de resistencia por parte de Hacienda, pero ahora somos el primer municipio en este país que le gana un pleito –comenta el alcalde, quien en los próximos meses podría recibir en las arcas del ayuntamiento más de 53 millones de pesos, ya que la federación devolverá, a través de la SHCP, el monto correspondiente por el pago del IVA durante el periodo de 2004 a 2006.
Ahora, dice, “está la puerta para que todos los municipios puedan exigir lo mismo” y asegura que el reembolso de los años fiscales 2007 y 2008 será favorable para el municipio, porque se tiene contemplada una inversión de más de 900 millones de pesos en seis plantas potabilizadoras de agua para el municipio Centro, de Villahermosa.
El edil comenta que a estas acciones se suma, en el Poder Legislativo, una iniciativa de reforma constitucional que permita ampliar el periodo de mando de los presidentes municipales, así como la reelección en el tercer nivel de gobierno.
Carestía de recursos
El representante de 1 mil 400 presidentes municipales de extracción priista (agremiados en la Fenamm) dice que los ayuntamientos están “totalmente atados de manos”, porque sólo reciben un “miserable” 4 por ciento del presupuesto nacional, mientras que el 80 por ciento es manejado por la Federación y el 16 por ciento restante por los estados.
Es indispensable que se incremente la asignación presupuestal a los municipios –expone–, ya que el cabildo “es la puerta de los ciudadanos: es casi imposible plantearle un problema al presidente de la República, pero con nosotros hay más cercanía y es con quien la ciudadanía va a tratar de resolver sus problemas. El presidente municipal es quien realiza la imagen de este país”.
Hernández Cruz, exdiputado local y presidente del Comité Directivo Municipal del Partido Revolucionario Institucional, añade: “La propuesta es que el Congreso federal permita aumentar el presupuesto gradualmente, hasta llegar a 6 por ciento en 2010”.
Otra de las dificultades, señala el alcalde de Villahermosa, “es que el presupuesto es poco y se ejerce en poco tiempo; el primer año de administración se pierde en la planeación de proyectos, el segundo se trabaja duramente; en el tercero ya hay procesos electorales, y éste es un año perdido porque prácticamente el que es presidente municipal anda buscando un puesto de elección popular”.
Para ello, dice, se promueve en la LX Legislatura reformar la Constitución para que haya reelección de manera inmediata y se amplíe el periodo en el cargo a cuatro años.
La iniciativa, expone, está apoyada por las organizaciones de presidentes municipales de los partidos de la Revolución Democrática y Acción Nacional.
Además, el presidente de la Fenamm promueve que todos los municipios que tengan pozos petroleros o realicen cualquier otra actividad relacionada con la paraestatal, tengan un fondo extra de excedentes petroleros.
Y es que, dice Evaristo Hernández, en el caso de Tabasco, segundo productor de petróleo crudo después de Campeche, “nos ha llegado dinero, pero comparado con todo lo que se ha extraído han sido miserias. Los efectos que ha causado la extracción del petróleo han sido: el deterioro del campo, contaminación de aguas, ríos y las lagunas, hemos puesto los muertos cuando hay explosiones. Lo que reditúa la Federación es muy poco”.
En un análisis sobre el ejercicio del poder en los estados, el presidente municipal de Villahermosa critica que haya sumisión por parte de los presidentes municipales ante los gobernadores de los estados.
Los alcaldes –dice– son incapaces de gestionar, no se meten a fondo en temas delicados, donde tienen facultades y no las ejercen.
Ejemplo de ello, expone, es la gestión que realizó ante la Presidencia de la República para que aprobara 28.5 millones de pesos para la construcción de una universidad en el municipio que gobierna.
No obstante que los recursos fueron entregados en el presupuesto de este año al gobierno de Andrés Granier Melo, no han sido asignados al municipio: “Él se llamó municipalista y hoy es el gobernador más antimunicipalista que ha tenido Tabasco”, concluye.

Declaración de Villahermosa

A principios de abril de este año, los alcaldes miembros del Consejo Directivo de la Fenamm acordaron diversas líneas de acción política para enfrentar algunos de los “graves problemas” por los que atraviesan los municipios, manifestados en la llamada “Declaración de Villahermosa”.
El documento fue firmado por el presidente de la Fenamm, Evaristo Hernández, el presidente de la Conferencia Nacional de Municipios de México, Omar Fayad Meneses, y 31 alcaldes más.
Entre los principales puntos destacan:

  • Se requiere una reforma del Estado que detone el desarrollo de los órdenes de gobierno que incluya –a decir de los firmantes– la reelección inmediata en el orden de gobierno municipal.
  • Que la reforma energética sea “absolutamente respetuosa del espíritu cardenista, que entregó a México la propiedad del petróleo (…) asegurando que los municipios petroleros cuenten con fondos especiales”.
  • La Conferencia Nacional de Municipios de México debe ser incorporada a todos los espacios de decisión federalista, donde se toman decisiones que impactan localmente, como el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal y el Sistema Nacional de Seguridad Pública.
  • Eliminación de las excepciones legales y extralegales en el pago de impuestos que afectan a los municipios en sus fuentes de ingreso.
  • La SHCP debe definir las reglas y mecanismos de aplicación del Fondo para el Desarrollo Municipal.
  • Cambio profundo a las reglas de operación del Fondo de Desastres Naturales, que son “obsoletas, injustas e ineficaces”.
  • Convergencia del subsidio especial municipal en un fondo permanente.
  • Participación de los municipios en el Fondo Nacional de Infraestructura para la definición de reglas de operación y otorgamiento de recursos.
  • Establecimiento de un fondo especial para municipios petroleros.
  • Revisión de la operación del Programa de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento en Zonas Urbanas, para que los municipios participen en su operación y aplicación de los recursos.
  • Revisión de reglas de operación de los programas federales que manejan recursos aplicables en los municipios.
  • Presencia de una comisión de presidentes municipales en el debate de la reforma energética. (ER)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here