Ford Cuautiltlan

Ford Motor Company, la segunda armadora automotriz más importante del mundo, recibe apoyos de la Secretaría de Economía por más de 1 mil millones de pesos, extraídos del Fondo Pyme

La Secretaría de Economía entregó a la trasnacional Ford Motor Company más de 1 mil millones de pesos del Fondo para las Pequeñas y Medianas Empresas (Pyme), durante los ejercicios fiscales 2005 y 2006. Mientras, el 80 por ciento de pequeños comercios fracasan cada año por falta de apoyos económicos.

Para la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la dependencia entonces encabezada por Sergio González de Alba y luego por Eduardo Sojo Aldape, aún titular de la misma, incurrió en “opacidad” y “discrecionalidad” al manejar los recursos públicos.

Sólo en el ejercicio 2005, el máximo órgano de fiscalización documentó la entrega irregular de 200 millones de pesos, de los 1 mil millones que Economía le entregó a la compañía de origen estadunidense, a través del proyecto FP2005-2413 denominado Revitalización del Cluster de Innovación Automotriz del Valle de México, por lo que exige la recuperación de dicho monto.

La Evaluación del otorgamiento de los recursos del fondo de apoyo para la micro, pequeña y mediana empresa –elaborada por académicos del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para el análisis de la Subsecretaría de la Pyme– revela que ese proyecto recibió otros 866 millones 800 pesos en 2006.

De acuerdo con el documento y con informes publicados por la Secretaría de Economía en su página de internet, otros 100 millones de pesos fueron entregados a Ford Motor Company el 24 de octubre de 2006, en el convenio de adhesión FP2006-2778.

Los recursos federales del Fondo Pyme –que tiene como objetivo fomentar la creación, desarrollo, consolidación, viabilidad, productividad, competitividad y sustentabilidad de las micro, pequeñas y medianas empresas– fueron transferidos a la multinacional mediante el Fideicomiso para el Desarrollo de Parques y Zonas Industriales en el estado de México (Fidepar), constituido por el gobierno mexiquense.

Los apoyos continuaron y 19 días antes de terminar 2006 fue asignado el monto más alto del proyecto, que rehabilitaría el parque automotriz de Ford. El 12 de diciembre de ese año se entregaron 766 millones 800 mil pesos más, según indica otro convenio de adhesión, el FP2006-2801, registrado en los documentos de la Secretaría de Economía.

 

Economía, discrecional y opaca: ASF

El Informe de la fiscalización de la Cuenta Pública 2005, elaborado de la ASF, indica que la Secretaría de Economía entregó 418 millones 419 mil 900 pesos en forma irregular, a través de más de 180 esquemas empresariales que no justificaron la utilización de los fondos públicos.

El máximo órgano de fiscalización hace señalamientos puntuales sobre la entrega de 297 millones 700 mil pesos a cinco proyectos que recibieron “montos superiores” a los establecidos en las reglas de operación del Fondo Pyme.

Los beneficiarios son encabezados por Ford Motor Company, que recibió 200 millones de pesos; le sigue Reapertura de la Fábrica de Llantas en El Salto, Jalisco, (planta Euzkadi), 45 millones; proyecto ECODIS, Centro de Articulación Productiva de la Fundación Emprendedores con Discapacidad, AC, 30 millones 888 mil; reactivación de la planta ferroviaria ASF-K de México –inaugurada por el expresidente Vicente Fox y los empresarios Bob Riad, John Wories y Steve Smith, en enero de 2006–, 20 millones, y el proyecto de Innovación, Desarrollo Tecnológico y Migración a la Alta Temperatura del Sector Ceramista de Morelos, 1 millón 812 mil pesos.

En el análisis de 187 proyectos del Fondo Pyme, la ASF “constató que hubo discrecionalidad en sus procedimientos de autorización”. Los apoyos fueron concedidos por la Subsecretaría para Pyme (Spyme), entonces a cargo de Sergio González de Alba, exvicepresidente de la Confederación de Cámaras Industriales, y avalados por el Consejo Directivo del propio fondo.

El informe de la Cuenta Pública resalta que “la autorización de los proyectos presentan un área de opacidad, debido a que carecen de una evaluación externa independiente relativa a la viabilidad del proyecto”. La valoración, puntualiza la ASF, se realiza por los integrantes de la Spyme y es aprobada por el Consejo Directivo del fondo, este último conformado por personal de la propia subsecretaría.

Además, comprueba que los 187 expedientes “no cuentan con evidencia de la visita e informe de supervisión e inspección realizados por la Spyme, el Consejo Directivo o el Subcomité Técnico Estatal, según se estipula en el artículo 23 de las Reglas de Operación del Fondo Pyme, publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 18 de febrero de 2005”.

 

Gigante automotriz incumple

Ford Motor Company omitió comprobar el debido ejercicio de los recursos públicos ante el Fidepar –constituido en 1982 por el gobierno del estado de México para atraer la inversión privada a la entidad–, señala el informe de la Auditoría Superior de la Federación. Al tiempo, el Fidepar incumplió las reglas del Fondo Pyme, que le obligan a vigilar la aplicación del dinero público.

Para averiguar cómo fueron utilizados los varios millones de pesos entregados por la Secretaría de Economía a la trasnacional, funcionarios de la ASF –que encabeza Arturo González de Aragón–, realizaron una visita al Fidepar, cuyas oficinas están ubicadas en el Parque Industrial Lerma, Toluca, estado de México.

En la inspección efectuada el 8 de noviembre de 2006, el órgano fiscalizador constató que “la empresa beneficiaria del proyecto FP2005-2413, Ford Motor Company, no proporcionó la documentación comprobatoria del gasto por 200 millones de pesos”.

El monto, indica el informe, corresponde a la categoría de Articulación Productiva Sectorial y Regional, subcategoría de Proyectos Productivos Industriales, Comerciales o de Servicios y al concepto de Adquisición e Instalación de Maquinaria y Equipo Industrial.

No obstante, “el organismo intermedio (Fidepar) no proporcionó acta de inspección del seguimiento al proyecto FP2005-2413; en consecuencia, no cumplió con la obligación de supervisar y vigilar el cumplimiento de los compromisos, las metas y objetivos del proyecto, ni el uso adecuado de los recursos en los términos”, suscrito en el artículo 22, fracción IV, de las Reglas de Operación del Fondo Pyme.

Por ello, la Auditoría solicita que “la Secretaría de Economía instruya a quien corresponda para que se aclare y proporcione la documentación justificativa y comprobatoria de 200 millones de pesos”.

Fidepar asiste a Ford

Aun con las irregularidades detectadas por la ASF y los informes que muestran la entrega de más de 1 mil millones de pesos a Ford, Carlos Muñoz Infante, director general del Fidepar, niega que haya opacidad en el manejo de los recursos del Fondo Pyme.

El funcionario mexiquense asegura que Ford Motor Company ha contribuido al crecimiento económico del estado, ha cumplido con los trámites necesarios para el otorgamiento de los millonarios apoyos y que la Secretaría Economía tiene el expediente que lo comprueba.

Muñoz Infante, quien está al frente del Fidepar desde los primeros meses de 2007, se niega a detallar las gestiones hechas por este fondo ante el gobierno federal, en beneficio de la armadora automotriz: “Hay un acuerdo de confidencialidad”.

El funcionario se limita a decir que el fideicomiso “coadyuva” en la generación de condiciones adecuadas para que Ford establezca sus líneas en Cuautitlán, estado de México. “Firmé un convenio de confidencialidad con el gobierno federal y la empresa, ya que tenemos datos que no podemos publicar”, insiste.

Cuando se le pregunta acerca de los cuestionamientos hechos por la ASF, sólo responde: “Lo único que puedo platicar es que tenemos perspectivas positivas para que Ford se amplíe en nuestro estado. Hay una excelente posibilidad de desarrollo de la empresa, pero los detalles los tendría que dar directamente a la gente de Ford”.

Actualmente, agrega, “trabajamos para promover que Ford haga una inversión importante. Estamos muy atentos a lo que sucede y hacemos todo lo que ellos nos están pidiendo, obviamente, lo que le corresponde al estado para que encuentren una situación favorable”.

El director general del Fidepar explica que el apoyo a Ford responde a las políticas para atraer a todas las corporaciones del mundo, principalmente las automotrices. “No sólo competimos con estados sino con países para que pueda aterrizar esta eventual inversión en nuestro estado”.

Respecto de la entrega de recursos del Fondo Pyme a una trasnacional, Muñoz Infante dice que “a mí no me toca ver de qué partida saca el dinero la secretaría; a mí me lo entrega para que yo lo erogue en un proyecto específico. Todo lo demás sale de mi responsabilidad, y opinar sobre ese tema no me corresponde”.

Ford no es la única automotriz que ha obtenido ese beneficio: el Fidepar también tramita apoyos para que sean entregados a Chrysler, reconoce el director general del fideicomiso, quien se niega a detallar las asignaciones, pues la Secretaría de Economía tiene las cifras de lo que se ha entregado a ambas empresas.

 

Proyecto Pyme, un fracaso

Bernardo Olmedo Carranza, académico del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, critica la entrega de más de 1 mil millones de pesos a Ford a través del Fondo Pyme: “Estos gobiernos siempre han buscado los mecanismos para entregar recursos a los monstruos trasnacionales”.

El investigador universitario cuestiona la efectividad que ha tenido el proyecto para impulsar a las micro, pequeñas y medianas empresas, pues, indica, “el 80 por ciento de ellas fracasa en el primer año de su constitución”.

El esquema de apoyo, dice, sólo sirvió como “bandera campaña” de Vicente Fox rumbo a la presidencia. En los ocho años de operación, “sólo hemos visto la changarrización del país”.

Entre los principales obstáculos que enfrentan las Pyme, Olmedo Carranza asegura que hace falta inversión y capacitación para crear nuevas empresas, además de que el gobierno “saque las manos del financiamiento de los microcréditos, porque sólo los corrompe”.

El académico hace referencia a Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz 2006, quien explica que “los microcréditos tienen que surgir fundamentalmente de la sociedad y evitar que sean tocados por la mano del Estado, porque generalmente corrompe los programas”.

Ejemplifica que en Estados Unidos la Small Bussines Administration “actúa como intermediario entre los empresarios y el gobierno. Lleva al gobierno las necesidades de los empresarios y trata de que los procesos sean expeditos. Allá, los esfuerzos se conjuntan, pero además se entiende a las Pyme como la espina dorsal de la economía”.

De acuerdo con el informe Fundamentos de negocio, administración y filosofía empresarial; la Pyme y los empresarios, elaborado por Nacional Financiera, hay cinco causas comunes que contribuyen al fracaso de la Pyme; la primera es la incompetencia o falta de experiencia de los administradores.

La segunda es la negligencia que muchas veces sigue al glamour o emoción de inicio del negocio; la tercera es la falta de controles adecuados; la cuarta, capital insuficiente, “situación que generalmente surge por la ausencia de una planeación adecuada de las necesidades de recursos”, y la quinta es la ausencia de la identificación correcta del riesgo, pues en ocasiones, “el entusiasmo desmedido hace que únicamente se evalúen de manera parcial los retos futuros, ignorando muchos de los riesgos posibles”.

Se solicitó entrevista a la Secretaría de Economía, a través de la Dirección General de Comunicación Social, así como a Ford Motor Company, mediante la Oficina de Relaciones Públicas, a cargo de María Somera, pero no hubo respuesta.

La Auditoría Superior de la Federación asegura que la participación de las micro, pequeñas y medianas empresas en el desarrollo de la economía del país es fundamental, porque constituyen más del 90 por ciento de las empresas establecidas, generan el 42 por ciento del producto interno bruto y el 64 por ciento del empleo en México.

“Uno de los principales factores para incrementar la competitividad de las empresas es el impulso de la inversión productiva y el fomento al acceso del financiamiento en general y al crédito en particular, así como promover el desarrollo económico nacional, a través del otorgamiento de apoyos de carácter temporal a proyectos que fomenten la creación, desarrollo, consolidación, viabilidad, productividad, competitividad y sustentabilidad de las micro, pequeñas y medianas empresas”, indica en su auditoría 05-0-10100-02-521.

Ver tabla:
Economía entrega apoyos a Ford a través de Fidepar