¿Tendrá Sheinbaum Consejo Asesor Empresarial?

COLUMNA | IQ Financiero: Reguladores insuficientes: el caso de las Sofipos

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 27 segundos

IQ Financiero

Claudia Villegas

Mucho se ha escrito y comentado sobre el gabinete de la Doctora Claudia Sheinbaum, pero poco, muy poco, sobre la conformación de un Consejo Asesor Empresarial como el que acompañó al presidente López Obrador durante los primeros años de gobierno y cuyas actividades, para evitar rumores y suspicacias, formaron parte de las actividades privadas del mandatario.

Aunque poco a poco se fue desdibujando, el Consejo Asesor Empresarial cumplió su objetivo: presentar al presidente López Obrador los temas que preocupaban a una lista de empresarios que, en teoría, representaban no sólo a las grandes fortunas del país sino también una pléyade de hombres de negocios con auténtica preocupación social.

Sin embargo, ante el Consejo Asesor Empresarial el gobierno de la Cuarta Transformación hizo valer la máxima que acompañó al Plan Nacional de Desarrollo y las políticas públicas que ejecutó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a través de Rogelio Ramírez de la O: separar el poder económico del gobierno. Fue entonces, cuando varios de los integrantes del Consejo Asesor Empresarial fueron abandonado su sitio en ese cónclave empresarial. Miguel Alemán Magnani del Grupo Alemán, de Interjet, y de varias empresas en el sector de la energía y combustibles quien dejó su lugar en este consejo tras enfrentar deudas con el SAT y sus trabajadores. Después vinieron los desencuentros con Germán Larrea y la expropiación de un tramo de su negocio ferroviario. Quien siempre salió airoso fue el Ingeniero Carlos Slim a pesar de los diferendos en el negocio de gasoductos.

Además, en el Consejo Asesor participaron Carlos Hank González, presidente de Grupo Financiero Banorte; Bernardo Gómez, copresidente ejecutivo de Grupo Televisa; Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas (también con desencuentros ante el SAT); Olegario Vázquez Aldir de Grupo Empresarial Ángeles; Miguel Rincón, director de Bio Pappel; y Raúl Gutiérrez Muguerza, presidente de Deacero, Daniel Chávez, fundador de Grupo Vidanta y Alfonso Romo Garza, extitular de la Oficina de la Presidencia y enlace con los empresarios de este Consejo.

Ahora, junto con la interrogante respecto a un nuevo Consejo Asesor Empresarial surge la pregunta si la presidente electa Claudia Sheinbaum estaría pensando en una figura como la del Jefe o Jefa de la Oficina de la Presidencia de la República o en una figura de enlace con el sector empresarial, un papel que ha desempeñado Altagracia Gómez, del Grupo Empresarial de Occidente. Entre algunos de los colaboradores de la Doctora Claudia Sheinbaum se observa a la ex titular de la Secretaría de Economía como un buen enlace desde la Oficina de la Presidencia. La pregunta también es quienes podrían formar parte de un Consejo Asesor Empresarial ahora que ha quedado claro que el papel de los empresarios es la búsqueda de la innovación, de la transición a nuevos negocios vinculados con la relocalización de cadenas productivas, con la transición de la energía y la conservación del medio ambiente, en especial del agua. Veremos.

Mercado Libre va por banca

David Geisen, director general de Mercado Libre y Pedro Rivas, CEO de Mercado Pago, están aprovechando en serio la era del nearshoring, de la relocalización de cadenas productivas. Para muchos no ha pasado desapercibida la cantidad de oportunidades que están aprovechando estas firmas: en primer lugar, el desafío logístico que asumieron, que están cumpliendo y que está transformando a muchas micro y pequeñas empresas en jugadores importantes. Después, observamos cómo se integran, a través de nuevas plataformas digitales, al negocio del dinero. Así, les confirmamos que, si bien Mercado Pago observó con mucho y muy cercano interés la posibilidad de apostar por Banamex e integrar la legendaria franquicia bancaria a sus operaciones, ahora con una licencia en este sector se dirigen al mercado de las MiPymes, un segmento que una y otra vez ha sido desairado por los bancos que aún esperan cambios regulatorios para liberar el crédito para este sector. La clave parece estar en la originación del crédito y que en el caso de Mercado Pago se presenta de manera natural conociendo a su cliente y sus operaciones, más allá de las garantías tradicionales o de estados financieros auditados. Más de un millón de préstamos para MiPymes lo confirman y la proliferación de prácticas de inclusión bancaria gracias a millones de terminales puntos de venta.