Reducirá nueva generación 30% progreso escolar por Pandemia

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 22 segundos

La pérdida de escolaridad atribuible a la Pandemia desatada por el Covid-19 se traduciría en una caída de entre 25 a 30% del progreso educativo entre las nuevas generaciones de mexicanos, se desprende de las conclusiones de una investigación sobre el tema del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (Ceey), divulgada este lunes.

San Luis Potosí, Zacatecas, Querétaro, Hidalgo, Jalisco y Chihuahua serán las entidades que más podrían reducir su movilidad educativa dado una combinación de riesgos producto de la Pandemia “y la desigualdad de oportunidades provenientes de las condiciones educativas de origen”, señala la institución.

En contraste, Puebla, Sinaloa, Tamaulipas, Baja California Sur, Campeche y Chiapas presentan una combinación de riesgo educativo y asociación entre educación de hijos y padres que colocan a estas entidades federativas con menos posibilidades de reducir la movilidad educativa.

Las entidades que mayor riesgo educativo presentan a nivel nacional, por su parte, son Guanajuato, nuevamente San Luis Potosí y Tabasco, mientras que la mayor transmisión intergeneracional (del) riesgo es para San Luis Potosí.

En lo que corresponde a la vulnerabilidad agregada del propio Sistema Educativo, Chiapas, Oaxaca Michoacán, Veracruz y Guerrero muestran una situación adversa extrema, mientras que Ciudad de México, Sinaloa, Yucatán y Tamaulipas se separan del resto de las entidades por su mejor desempeño o una mayor disponibilidad de recursos en sus sistemas.

La investigación realizada por el académico Rodolfo de la Torre, resalta que la pérdida de movilidad educativa exhibida por distintas regiones del País respondió fundamentalmente a las adversidades que tuvo que enfrentar la Educación a distancia, y a la propia disrupción que este sistema mostró ante las amenazas de la peor crisis sanitaria en décadas.

La presencia extendida del Covid-19 no sólo ha representado una amenaza en materia de salud y económica, sino que ha tenido una repercusión en las actividades educativas.

Efectos colaterales

Los contagios y los fallecimientos producto del Covid-19 en México se ha traducido en que los hogares están siendo afectados en su vida normal, lo que incluso reduce la efectividad del proceso de enseñanza-aprendizaje conducido a distancia.

El sistema en tiempo real World Metres indica que México registra hasta hoy la posición 15 en el número de contagios de Covid-19, con 2.6 millones de personas en este estatus, pero sigue ocupando la cuarta posición más alta en el número de decesos, con 230,148, sólo por debajo de EU, Brasil y La India.

Una encuesta sobre la repercusión de la enfermedad en diversos ámbitos, el Encovid-19, del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad, de la Universidad Iberoamericana, muestra que algunos efectos registrados en el hogar son el dejar de atender otras enfermedades y la elevación de los niveles de ansiedad y depresión.

Esto permite plantear la hipótesis de que otros efectos también se agudizan con la presencia de contagios, como la inseguridad alimentaria, el incurrir en deudas y no pagarlas, dejar de pagar algunos servicios del hogar, pérdida de ingresos y en general de recursos para el aprendizaje, cita el informe del Ceey con esta base.

Si bien el regreso a clases importa, se debe dar mayor importancia a la atención de las entidades federativas con mayores rezagos…que puedan traducirse en una menor movilidad social”, destaca de la Torre.

Es decir, la educación en México requiere de acciones remediales y de nuevos recursos para cerrar la brecha de un rezago educativo que agravó el cierre de las escuelas ante la mayor crisis económica  y sanitaria en cerca de 100 años.

La atención a las secuelas educativas de la pandemia, tanto coyunturales como de largo plazo, requieren de un plan que aún no se percibe claramente delineadoadvierte el investigador.

La encuesta Covid-19 realizada por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) arroja que 33.6 millones de personas entre los 3 y 29 años estuvieron inscritas en el ciclo escolar 2019-2020. De ellas, 740 mil personas no lo concluyeron, en tanto que 5.2 millones, el 9.6% del total, no se inscribieron

Sobre los motivos asociados a Covid-19 para no inscribirse en el ciclo escolar vigente (2020-2021), un 26.6% considera que las clases a distancia son poco funcionales para el aprendizaje; 25.3 % señala que alguno de sus padres o tutores se quedaron sin trabajo en tanto que el 21.9 % dijo carecer de computadora, otros dispositivo o conexión de internet.

Artículo anteriorComienza a ceder morosidad de banca en abril
Artículo siguienteSDyA Programa lunes, 14 de junio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí