Acelerará actividad económica en próximos meses; largo plazo con retos

    Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 44 segundos

    La economía de México parece marchar bien en el corto plazo, arrojan dos índices adelantos que midieron su trayectoria durante mayo, permitiendo tener una base positiva hacia adelante, pero de muy corto plazo.

    El Indicador IMEF Manufacturero de mayo exhibió un avance de 0.7 puntos, para ubicarse en 52.3 unidades, mientras que el Indicador IMEF no Manufacturero, que implica el desempeño de los sectores Comercial y de Servicios, mostró un progreso de 1.9 puntos, cerrando en las 53.6 unidades, ambos índices en su zona de expansión por tercer mes consecutivo.

    Sin embargo, para el mediano plazo, las mejoras estructurales dependerán en gran medida de que se vaya disipando la incertidumbre sobre diversas políticas públicas y se recupere la confianza para propiciar una decidida reactivación de la inversión privada”, apuntó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, conocido por sus siglas IMEF, creador de la metodología de los indicadores adelantados desde 2003, con peso a nivel nacional.

    En su análisis de resultados, la organización destaca la relevancia del desempeño de la economía en Estados Unidos, el principal socio comercial de México, con perspectivas de crecimiento de entre 6.3% y 6.5% al término de 2021, resultado de extraordinarios estímulos fiscales, una mayor confianza a partir de la nueva administración encabezada por Joe Biden y la eficaz cobertura de la vacuna contra el Covid-19 entre su población.

    Respecto a México, el análisis toma en cuenta el avance de 0.8% del PIB en el primer trimestre frente al cuarto trimestre de 2020.

    También destaca un mejor resultado de indicadores como la actividad industrial, las ventas y producción de autos nuevos y el desempeño de las ventas al menudeo, así como el de la actividad exportadora.

    Lo que sigue

    Para los siguientes trimestres se prevé un mayor dinamismo de la producción puesto que se anticipa un pronto regreso generalizado a “semáforo verde” y que la movilidad y la actividad económica comiencen a recobrar paulatinamente niveles más acordes con las condiciones PrePandemia, indica el IMEF.

    Ayer, la encuesta de expectativas de los especialistas de economía del Sector Privado que publica el Banco de México, la más amplia y reconocida en su tipo, arrojó que los expertos mejoraron su expectativa mensual del PIB de México para 2021, de un crecimiento de 4.80% en abril a 5.15% en mayo.

    Sin embargo, los expertos también modificaron al alza su pronóstico de inflación, que en abril rebasó un nivel de 6%, pasando de 4.56% a 5% para todo 2021.

    El sondeo del Banco Central ubica un crecimiento a tasa anual de 18.67% durante el segundo trimestre (abril-junio); de 16.07% en el tercer trimestre (julio-septiembre) y de 18.21% al final del año (octubre-diciembre).

    No todo es como pinta

    El IMEF indica en su informe que la evolución de prácticamente todos los indicadores económicos dados a conocer en México a la fecha exhibe una trayectoria en “V”, congruente con un efecto “rebote” frente a las severas contracciones durante 2020, el año de la peor crisis sanitaria y económica en más de ocho décadas.

    Esos crecimientos elevados no deben interpretarse como una mejora sustancial de las condiciones estructurales de la actividad económica”, agrega.

    Respecto al fantasma de la inflación que rodea los crecimientos acelerados el IMEF considera que la tendencia alcista es también resultado de presiones de costos, muchos de ellos por los precios de las materias primas en los mercados internacionales, pero que su efecto será transitorio, lo que coincide con la postura del Banco Central.

    Por componentes, el Indicador IMEF Manufacturero de mayo mostró que el subíndice Producción aumentó 5.8 puntos, en 59.2 unidades con cinco meses seguidos en zona de expansión y su nivel más elevado desde junio de 2012.

    El subíndice Nuevos Pedidos”, por su parte, aumentó 4.6 puntos en las 58.1 unidades, permaneciendo en zona de expansión por cuarto mes consecutivo, su nivel más alto desde marzo de 2018, en tanto el subíndice Empleo aumentó 1.9 puntos para cerrar en 54.2 unidades y permaneció en zona de expansión por cuatro meses seguidos, su nivel más elevado desde octubre de 2006.

    El subíndice Inventarios registró un aumento de 1.2 puntos para cerrar en 52.1 unidades, en zona de expansión por tercer mes consecutivo. El subíndice “Entrega de Productos”, fue el único que retrocedió en 1.5 unidades en 47.0 puntos, sumando seis meses en zona de contracción.

    Dentro del Indicador IMEF no Manufacturero (Comercio y Servicios) el subíndice Nuevos Pedidos aumentó 3.7 puntos, en 56.6 unidades, con cuatro meses en zona de expansión, en tanto que el subíndice Producción aumentó 1.7 unidades para quedar en 56.6 unidades y se mantuvo en la zona de expansión por tercer mes al hilo.

    El subíndice Entrega de Productos aumentó 1.9 puntos, en las 50 unidades, mientras que el subíndice Empleo”, aumentó marginalmente, en 0.1 puntos, a 51.8 unidades, con dos meses en zona de expansión, destacó el IMEF.

    Estos resultados, junto con el análisis de coyuntura, permiten anticipar una clara mejoría de la actividad económica durante el segundo trimestre. No obstante, persisten riesgos importantes para el crecimiento en el mediano plazo”, insistió la organización de financieros con peso nacional.

    Artículo anteriorMéxico llega a la elección con “paz y tranquilidad”, dice López Obrador
    Artículo siguienteAfectó Covid-19 dinámica en 84% de las empresas Sector Consumo

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí