Estanca al país la mala calidad de las empresas

Santiago Levy presenta su libro "Esfuerzos mal recompensados"

Estanca al país la mala calidad de las empresas. Revista Fortuna

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 24 segundos

Para Santiago Levy la falta de crecimiento del país es consecuencia de la mala calidad de las empresas que tienen comportamientos privadamente rentables, pero socialmente ineficientes.

Durante la presentación de su libro Esfuerzos mal recompensados, recordó que, con excepción de Venezuela, México es el país de América Latina que menos creció entre 1996 y 2015; únicamente 1.2 por ciento del PIB per cápita.

Sin embargo, encuentra el autor que la prosperidad en el país sólo puede llegar de manera compartida, con instituciones que operen con fines incluyentes.

Reconoció que buenas políticas macroeconómicas, comerciales y de competencia, acompañadas de inversiones en educación, no son suficientes por sí solas para traer la prosperidad.

Por lo tanto, encuentra que existe una persistente y omnipresente baja productividad como consecuencia de la inadecuada asignación de recursos en detrimento de los trabajadores.

“Las buenas políticas macroeconómicas, comerciales y de competencia, acompañadas de inversiones en educación, no son suficientes por sí solas para traer la prosperidad”.

De manera precisa, el vicepresidente de Sectores y Conocimiento del BID, explica el concepto de mala asignación de recursos como un escenario en el cual la distribución de individuos entre diferentes ocupaciones, de empresas entre diversos sectores y tamaños, y la correspondencia entre empresas y trabajadores con distintas habilidades, dista mucho de ser óptima.

De ello deriva que las empresas tienen comportamientos privadamente rentables, pero socialmente ineficientes, afirmó el ex director general del IMSS.

Mala asignación de recursos para el trabajo

Parte central de la tesis de su libro son los resultados del análisis de las consecuencias de dicha forma de asignar recursos sobre el capital humano y los efectos netos de una dinámica empresarial que califica como disfuncional.

Por lo tanto, Levy concluye que el problema no está en la falta de escolaridad o de habilidades de los trabajadores, sino en la mala calidad de las empresas que los emplean.

Para que tal disfuncionalidad opere necesita una arquitectura jurídico-institucional en el país que no resulta conducente para hacer un México próspero, expuso en la presentación del texto organizada por México Evalúa.

Mediante la evaluación del entorno social y económico de México -integrado por las relaciones empresario-trabajadores, el régimen fiscal y las condiciones de mercado-, el texto presenta cuatro fenómenos relevantes.

  1. Se asignan demasiados recursos a empresas con contratos no asalariados y con contratos asalariados ilegales.
  2. Actividad económica pulverizada en empresas pequeñas y autoempleo.
  3. Empresas improductivas que sobreviven, mientras que otras que son productivas mueren; empresas productivas sobrevivientes no crecen; se asignan muchos recursos a nuevas empresas con menor productividad, y
  4. Pese a las reformas, entre 1998 y 2013 la dinámica empresarial disfuncional agravó el escenario previamente descrito.

Políticas y estrategias contradictorias

Asimismo, señala una contradicción entre esfuerzos acertados, como el TLCAN, los programas públicos de capacitación, la promoción de inversión extranjera y las reformas financieras, por una parte.

Que, sin embargo, conviven con acciones equivocadas, como las políticas e instituciones fiscales, laborales, jurídicas y de aseguramiento social, por otra parte.

Durante su exposición, Levy detalló que los instrumentos de la política social (regímenes fiscales, programas contributivos y no contributivos, exenciones) son contraproducentes y limitan la creación de empleos productivos.

Por ello, consideró necesario replantear instituciones fundamentales del Estado, pues “la prosperidad de México, o es compartida a través de instituciones incluyentes, o probablemente no será”, dijo.

Los instrumentos de la política social son contraproducentes y limitan la creación de empleos productivos, aseguró Santiago Levy.

Revitaliza y enriquece la discusión del modelo económico

Para Edna Jaime, directora general de México Evalúa, esta propuesta enriquece y revitaliza de manera sustantiva las claves de la discusión pública sobre el modelo de crecimiento que debe seguir el país”.

Agregó Jaime que el libro cumple con creces la ambiciosa tarea de elaborar una explicación convincente sobre el reto más grande que ha tenido México en su vida independiente: crecer sostenidamente para dar el salto al desarrollo.

Finalmente, Edna Jaime reconoció que la mayor contribución de la más reciente obra de Santiago Levy es el cuestionamiento de dogmas, cuyo valor es relevante para la transición política en el país.


Más de Santiago Levy

 

Artículo anteriorIngresos de telefonía móvil crecen más que los TV de paga
Artículo siguienteMet Life no sufrirá por los seguros de burócratas: S&P

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí