Sofomes se alistan para una caída del capital extranjero

Inminentes efectos de la reforma fiscal en Estados Unidos

Sofomes. Revista Fortuna

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 38 segundos

La reforma fiscal de Estados Unidos se ve en franco avance, muy cercano a lo que el presidente Trump planteó, lo que generara que diversos países del mundo entre ellos incluido México, tengan que generar ajustes en sus políticas de recaudación a fin de no perder los flujos de inversión y su competitividad como nación, de acuerdo con las Sofomes.

Los principales ajustes que se vislumbran en las propuestas que se trabajan en el Senado de los EU como el de la Cámara de Representantes es alentar a las empresas estadounidenses a repatriar las ganancias de sus subsidiarás alrededor del mundo a tasas impositivas mas atractivas posiblemente de 12 por ciento aplicable en una sola vez; además que se plantea una reducción de la tasa corporativa del 35 al 20 por ciento, pero con la consecuencia de reducir algunas extensiones impositivas para varios sectores productivos del país.

Sofomes. Revista FortunaEn declaración de Alfonso Vega, director comercial de Serfimex Capital, considera que la reforma fiscal de Estados Unidos como hasta ahora se plantea, impactará en un mediano plazo, tendrá una acción gradual ya que puede tardar alrededor de uno a tres años en visualizarse los efectos, pero se deberán crear propuestas oportunas que protejan la inversión y las posibles repercusiones.

Según la Sofom existen diversas formas en las que México podría compensar los efectos dentro de su política fiscal, la más lógica sería una reducción de ISR que al día de hoy se encuentra en 30 por ciento, pero para lograr esta reducción se tendrían que tomar acciones como reducir el gasto público y aumentar la base de recaudación incorporando a la economía informal del país que según el Inegi en 2015 contribuyó con 23.6 por ciento de PIB, también es indispensable simplificar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, incentivar la formalidad mediante la deducción plena de las prestaciones laborales y generar una mayor seguridad jurídica al contribuyente.

Alfonso Vega explicó que en el ambiente actual, consideran que la mejor estrategia a seguir por las Sofomes será contar con una cobertura de tasas para generar seguridad a sus costos de fondeo, fortalecer las líneas de fondeo y estar atentos de los ajuste que podrían darse en la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) como la que tuvo lugar el 15 de diciembre de 25 puntos ubicándose en 7.46 por ciento.

En el caso aplicado a los empresarios del país deberán ser cautelosos en cómo hacerse de capitales, para proseguir con su crecimiento y no perder competitividad, migrando de acciones tradicionales para descubrir nuevos instrumentos financieros que incorporen beneficios fiscales como el arrendamiento o leasing que otorga amplios beneficios de deducción de su inversión y permite tener un mejor apalancamiento.

Para las Sofomes, dijo Vega, es prioritario reactivar en los próximos meses la economía ya que de ello dependerá el fortalecimiento de las bases que soportarán el desempeño de la actividad económica del México durante el 2018.

Artículo anteriorLos retos más relevantes de la regulación de las Fintech
Artículo siguienteS&P ratifica la calificación de México de largo plazo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí