Jacinta: Un tributo a la mexicanidad

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 17 segundos

 

 

 

 

Sabores caseros, platillos tradicionales que se disfrutan hasta la última cucharada, un tributo a la cultura y a la cocina mexicana, un espacio para sentirse en casa… así es Jacinta, la nueva aventura del chef Édgar Núñez en la que, con su sello innovador, recrea las recetas de sus abuelas, madre, amigos y hasta de sus viajes por México. 1.-MarisolRuedaF158

 

Jacinta, un comedor ubicado en el corazón de Polanco, también es un homenaje a las mujeres mexicanas y al legado gastronómico que le han dado a nuestro país.

 

Al igual que en otros de sus restaurantes, como Sud 777, Edgar sólo cocina con productos mexicanos, algunos de su propio huerto.   

 

Y en este lugar no hay más que apapachar al paladar. Su menú es amplio, hay especiales por día y ofrece comida corrida para carnívoros y vegetarianos.

 

Muchos de los platos son ideales para compartir. En el apartado “Leña y humo” hay preparaciones como pulpo a la leña en achiote, espárragos a la parrilla o una deliciosa lengua caldosa para taquear. La parte de “Maíz” es obligada –dos personas se dedican exclusivamente a todo el proceso del grano, desde su nixtamalización–, está compuesta por antojitos como tlacoyo de frijol, gordita de cola de res, chile pasilla relleno de tamal de elote dulce o sopes de tuétano.   2.-MarisolRuedaF158

 

En la sección “Mar” hay tradicionales como ostiones a la diabla, aguachile rojo de camarón y tostada de atún.

 

Las sopas de haba o de chicharrón prensado están en la sección de “Primeros platos”, donde también hay ensaladas, como la de jitomates, con nopalitos y queso de rancho, y una terrina de manitas de cerdo.

 

En la parte de “Segundos platos” hay espinazo de cerdo en pipián verde, huachinango zarandeado, pesca del día o bisteces prime en salsa pasilla con papitas.

Uno no puede salir de Jacinta sin haber probado el arroz con leche de cítricos, un claro ejemplo de que una preparación sencilla puede sorprender y mucho. También hay capirotada de pan brioche, flan de cajeta, natilla de cacahuate y helados.

 

En Jacinta, con diseño mexicano y arquitectura de Alejandro Serratos, también hay una barra en la que se preparan tragos como la margarita de mezcal, tamarindo y chapulines, o variados cocteles de pulque.

 

Jacinta está en Virgilio 40, colonia Polanco.  

 

Periodista gastronómica.

Twitter: @marysolruedad

Artículo anteriorAsí comienza el 2017….de la indignación a la protesta social
Artículo siguienteRemar juntos, ¿realidad o utopía?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí