Uso responsable del aire acondicionado

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 21 segundos

El aire acondicionado se ha vuelto indispensable para muchas organizaciones, es vital para tener una temperatura ideal y así permitir que la gente tenga condiciones óptimas para trabajar y desarrollar de mejor manera su labor.

1.-MarioAmadorF140

También se ha convertido en un elemento indispensable en la factura eléctrica de las organizaciones, aunque lo veamos tan solo como un pequeños dispositivo para bajar un par de grados centígrados a la temperatura no lo es tan sencillo, porque utiliza motores grandes los cuales consumen mucha energía para bajar esos “par de grados centígrados” la gente de servicios generales sabe perfectamente el impacto económico que esto representa a la empresa, así que por qué no echarle una mirada a las opciones para disminuir.

El aire acondicionado no siempre se utiliza de manera eficiente. Las elevadas temperaturas a las que se llega durante el verano hacen que el termostato se fije muy por debajo de lo recomendable, por ejemplo, se estima que por cada grado que se baja la temperatura en el aire acondicionado, se gasta un 8 por ciento más de electricidad.

A continuación se comentarán algunos elementos para hacer más eficiente el uso del aire acondicionado.

Comprar un equipo eficiente. Dentro de la página del FIDE (Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica) se puede consultar sobre los mejores equipos, la etiqueta energética es útil para diferenciar los sistemas más eficientes, los de clase A son los que tienen un menor consumo seguidos por la B, la C hasta llegar a los menos sustentable, se estima que un equipo eficiente gasta un 60 por ciento menos de electricidad comparado con uno de alto consumo que tenga las mismas prestaciones.

Asesoramiento de expertos. El equipo más grande, más publicitado o con mayor potencia no es siempre el más adecuado para todas las situaciones, hay que tener en cuenta el tamaño del espacio que se quiere climatizar, la orientación con respecto al sol, etc. Adquirir un equipo arriba de las necesidades puede ser un gasto elevado y continuo porque los motores seguirán trabajando esté o no bien diseñado para el espacio, para dar un ejemplo, para climatizar una superficie de 15 metros cuadrados se estima una potencia de 1,5 kW y para una de 30 metros con 2,4kW basta. Quizá tampoco sea indispensable que todos los espacios cuenten con aire acondicionado.

Colocar el aire acondicionado en el lugar más adecuado. Lo mejor es instalar el aire acondicionado de manera que el sol le “pegue” lo menos posible y en sitios donde exista una libre circulación de aire, esto afecta directamente al consumo de energía eléctrica. Se considera que en el caso de que las unidades de aire acondicionado que estén en el techo, es conveniente colocarles una sombra sencilla con el fin de evitar el contacto directo con el sol y de esta manera evitar que consuman más energía. Señalan los expertos que no es recomendable climatizar varias estancias con un solo equipo porque el consumo en energía será superior y la temperatura alcanzada no será la más adecuada.

Prestar atención al termostato. Esto representa uno de los gestos con los que se puede tener un mayor ahorro. Se consideran que en verano, al llevar menos ropa y ser más ligera, la temperatura de confort de una oficina es de 26ºC. Otros organismos aconsejan mantener la temperatura entre 22 y 25ºC. También es importante regular los valores de humedad, se sugiere que puedan estar entre el 40 por ciento y el 60 por ciento. Es una práctica común que, para que un espacio se enfríe de forma rápida se enciende el aparato con una temperatura muy baja, esto en realidad provoca un gasto excesivo junto con un consumo innecesario, en todo caso, una diferencia de más de 12ºC entre la temperatura interior y la de la calle no es saludable. Si se retoma la consideración de que por cada grado que se baje la temperatura de un espacio, el aire acondicionado gasta un 8 por ciento más de energía eléctrica, si se hacen cálculos, una temperatura idónea puede resultar en un ahorro importante a lo largo del tiempo.

Si tienes alguna duda, sugerencia o quieres que se aborde un tema para generar ahorros y cuidar el ambiente, por favor escríbenos.

Por Mario Amador, *MBA, Mario Amador. Consultor ambiental seniorconsultoria@oficinaverde.org.mx

.

Artículo anteriorAmantes del vino, Ice Wine
Artículo siguienteGuía de chilaquiles en la Ciudad de México

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí