Crear una entidad que vincule intereses, plantea el CIESAS para los parques eólicos en Oaxaca

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 54 segundos

EolicosDos décadas de desencuentros en el Istmo oaxaqueño por la instalación de aerogeneradores de energía son relatados en la voz de sus actores sociales, en el primer estudio integral realizado al respecto, según lo describe la Secretaría de Energía (Sener), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), coordinado por el antropólogo social Salomón Nahmad.

Enfocado al impacto social en la región istmeña por la creación del gran nodo de conversión de energía, el estudio con un profundo análisis etnológico, plantea la necesidad de crear un ente integrador y de vinculación que incluya a las comunidades, autoridades locales, desarrolladores, arrendatarios, actores de la sociedad civil y autoridades agrarias, con el fin de tener una mesa de diálogo permanente que considere los efectos sociales a la par de la importancia de la generación de energía limpia.

Una entidad de vinculación, es la principal propuesta a los permanentes desencuentros entre las partes en torno a los parques eólicos. Sin embargo Katya Puga, de la Sener, resalta que además el estudio La visión de los actores sociales frente a los proyectos eólicos en el Istmo de Tehuantepec, es el primer documento que coloca todas la voces involucradas en la misma mesa y que resalta la importancia del diagnóstico de impacto social en la obras de infraestructura.

Además, señaló Puga en la presentación del libro, se hace un análisis crítico del discurso de los actores donde se revelan coincidencias entre posiciones que parecían diametralmente distantes.

Claudia Pastor, de la CFE, reconoció que los desarrolladores de los parques eólicos llegaron al Istmo de Tehuantepec cargados de toda la información de factibilidad técnica, de la viabilidad financiera, de la importancia energética del proyecto, sin embargo carecieron de la suficiente información social.

Todo esto colocado en un terreno donde existe un acendrado temor al abuso, reclamos de deuda histórica contra el Estado mexicano y resistencia a la modificación de las costumbres y formas de vida en las comunidades, redundó en una mala planificación de los proyectos eólicos, agregó Pastor.

En la presentación del estudio, Nahmad, hace una reflexión antropológica de la importancia de la energía en las culturas y cómo su control y su aprovechamiento ha impactado en proceso civilizatorio de la humanidad. De ahí que rescate la importancia de la energía como uno de los principales derechos humanos.

Estos elementos conceptuales, adicionados con el reconocimiento de los derechos de las comunidades, sustenta su propuesta de crear la entidad de vinculación, de corte multidisciplinario, como un instituto de las energías renovables.

Al respecto, Puga consideró fundamental que el estudio sea conocido en la región por los actores sociales, ya que es la pieza que hacía falta para comprender la problemáticas de los parque eólicos; de igual manera, dio una gran importancia a la propuesta de conformar de manera conjunta una entidad que establezca las normas, que planifique y reconozca los derechos humanos, para toda las comunidades involucradas.

Finalmente Claudia Pastor, reconoció la necesidad de reducir las asimetrías en las negociaciones, de manera que se alcancen acuerdos más equilibrados entre las partes, y un camino muy adecuado sería una entidad como la propuesta por Nahmad, que establezca una base común y dote de la certidumbre que está haciendo falta a los acuerdos entre los involucrados.

(Foto: Noticiasnet.mx)

Artículo anteriorLey de Ahorro fortalece a CNBV, Beltrones
Artículo siguienteNecesario laborar 44 años para poder tener una pensión, diputados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí