Mayor desempleo y pobreza a pesar del TLCAN, confirma la Ley de Okun

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 52 segundos

A 20 años del TLCAN

La Ley de Okun en México y el galopante desempleo

DesempleoPIB

Ellos(los gobiernos) están tratando una cosa hoy, y otra cosa mañana. El año pasado fue el estímulo a la economía, este año es la reducción de la deuda soberana, el siguiente serán los impuestos (….), en cualquier caso la situación general será peor”— Immanuel Wallerstein, 2010

Por Jorge Ruiz Narcia*

Desde la puesta en marcha en 1994 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el gobierno continúa afirmando que uno de los logros de dicho tratado es el decremento de los niveles de pobreza en nuestro país. El argumento principalmente se basa en la premisa de que, a mayor crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), menor es la tasa de desempleo.

Tomando como punto de referencia la situación económica de un hogar, es evidente que el grado de pobreza del hogar se ve directamente afectado por los niveles de ingreso de sus integrantes.

A su vez, los niveles de ingreso de un hogar mexicano, dependen del número de integrantes trabajando en una empresa o bien dentro de un negocio propio.

Al trasladar la situación microeconómica al ámbito  macroeconómico, se infiere que el nivel de pobreza de un país está vinculado con la tasa de desempleo nacional. Mayor tasa de desempleo, mayor nivel de pobreza.

¿México ha logrado disminuir el nivel de pobreza nacional? ¿El crecimiento del PIB contribuye directamente a la disminución de la tasa de desempleo?

Podemos responder la pregunta de dos maneras: (1) Leer los informes emitidos “oficialmente” por el gobierno y darlos por hecho sin ponerlos en tela de juicio (2) Cuestionar e indagar objetivamente y sin sesgos ideológicos.

El método de análisis llamado Regresión Lineal[1],  el cual nos permite determinar tanto el grado en que dos variables interactúan y la ecuación que nos permite predecir de forma aproximada el comportamiento futuro de la variable, nos ayuda a responder las preguntas.

La Ley de Okun[2] nos menciona la correlación existente entre el PIB y la variación de la tasa de desempleo. Apelando a dicha ley se realiza el estudio para el caso mexicano. El resultado numérico se presenta en los cuadros siguientes.

Y= Variación anual de la tasa de desempleo.

X=Variación del PIB (Producto Interno Bruto) anual.

desempleo1

Figura 1. Análisis relacional del PIB y la variación de la tasa de desempleo en México (1994-2009)[3].

 

Lo que se infiere de los resultados obtenidos es:

  1. El crecimiento del PIB contribuye en poca proporción a la variación de la tasa de desempleo. Aproximadamente el 35% de la variación de la tasa de desempleo depende del PIB.
  2. No hay una correlación lineal fuerte entre las dos variables examinadas pero es suficiente para darnos una idea del grado de dependencia que la Tasa de desempleo tiene con respeto al PIB.

 

  1. La variación promedio de los últimos 18 años de la tasa de desempleo en México es +0.8% anual, es decir, el desempleo se incrementa año a año desde 1994.
  2. Para mantener un tasa de desempleo constante –cero variación- el crecimiento del PIB aproximadamente debe de ser de 3.49%

 

La tasa promedio de crecimiento del PIB de 1994 a 2012 ha sido de 3.27% anual cuando lo que se requiere para, al menos, impedir que el desempleo crezca es un crecimiento del PIB de 3.49%. El futuro parece no tener buenas perspectivas en cuanto a reducción de pobreza en México si tomamos en cuenta el crecimiento promedio del PIB de nuestro país.

El nivel de pobreza en México ha empeorado año a año y aumenta a un ritmo de 0.8% anual (aproximadamente) desde 1994. Por otro lado, aún si México logra crecer en el futuro a tasa superior al 4%, no es garantía que la tasa de desempleo baje en la misma proporción por el poco grado de contribución que el PIB ejerce sobre el desempleo.

 

Por tanto, parece no encajar en la realidad analítica-numérica la retórica gubernamental respecto a las bondades de nuestra política económica y del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Un crecimiento del PIB promedio de 3.27% lo cual no ha logrado más que incrementar año a año la tasa de desempleo y con ello acentuar el nivel de pobreza de nuestro país. Y que mejor comprobación que el sentir de la población en las calles.

Nuestro futuro como país, de no hacer conciencia cívica, es gris y desconcertante para la gran mayoría de los ciudadanos. Hace falta lo que Karl Marx llamó: “Una conciencia de clase global”[4]. Mientras tanto, el futuro de la clase trabajadora de nuestro país se asemeja cada vez más al del pueblo chino de finales del siglo XX.

*Ingeniero en Electrónica por el Instituto Tecnológico de Tuxtla. Desde hace 14 años es Project Manager en tecnologías de la información y control industrial. Jorge Ruiz Narcia es fundador de la consultoría Kyria Technologies con sede en Monterrey y desde hace diez años participa en el mercado de valores como inversionista independiente.

 

 


[1]Estadistica Elemental. Jhonson R. Edit Iberoamérica

[2] MACROECONOMIA. Blanchard O. Edit Pearson.

[3] Datos históricos obtenidos del INEGI

[4] MAONOMICS. Napoleoni Loretta. Edit Piadós

Artículo anteriorBancomext y Banco Ve por Más apoyarán a Pymes de comercio exterior y turismo
Artículo siguientePhubbing o el don de la multiubicuidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí