En riesgo inversiones de cuatro décadas para salvar Lago de Texcoco por proyecto aeroportuario: Ciudad Posible

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 3 segundos

CiudadPosible

Un nuevo aeropuerto en la zona federal del Lago de Texto, como planea la Secretaría de Comunicaciones de Transportes, pondría en riesgo la seguridad de la Ciudad de México y de la zona metropolitana porque se atentaría contra las funciones naturales de regulación pluvial de este importante vaso.

Un riesgo inminente de inundaciones catastróficas, de construirse una terminal aérea en la zona del Lago de Texcoco, es la principal preocupación de la organización ciudadana Ciudad Posible que preside José Luis Luege Tamargo, ex director de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), quien estuvo a cargo del proyecto maestro para impulsar el Parque Ecológico Lago de Texcoco (PELT).

Con recursos públicos que al menos 5,000 millones de dólares para la compra de terrenos inundables en los ejidos Santa María Chimalhuacán, San Luis Huexotla, San Felipe, Santa Cruz de Abajo, San Bernardino (Municipio de Texcoco); Santa Isabel Ixtapan, San Cristóbal Nexquipayac y Francisco I. Madero, Municipio de Atenco, desde 2007 el Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y  CONAGUA impulsan el desarrollo de un parque integrado a la zona federal como un recurso ambiental invaluable integrado a la zona federal y que podría contener 42 veces al Central Park de Nueva York y 22 veces al Bosque de Chapultepec, establece el documento “Libro Blanco Conagua-07 PELT”.

Ahora, al amparo del PELT y del proyecto emblemático de la Conagua: “Zona de Mitigación y Rescate Ecológico en el Lago de Texcoco”, esa dependencia sigue adquiriendo terrenos para una obra que fue parte de las obras de infraestructura anunciadas para los festejos del Bicentenario. Ciudad Posible, sin embargo, tiene información de que los trabajos técnicos para el parque se interrumpieron pero no la compra de precios.

La Conagua, ahora, debe precisar sí continuará con el desarrollo del parque y de los avances para evitar el colapso de la zona de Texcoco, una zona de regulación pluvial estratégica para la capital del país y varios municipios del Estado de México. Las inversiones con recursos públicos para salvar el Lago de Texcoco se han dirigido a construir el lago Nabor Carrillo, las lagunas de regulación, plantas de bombeo, recuperación y pastización de 6,000 hectáreas para evitar , obras de terraceo, reforestación y recuperación de 246,000 hectáreas de la Cuenca Tributaria Oriental.

Sin embargo, de construirse un aeropuerto – sin importar la complejidad de las obras arquitectónicas, de ingeniería civil e hidrológico – representaría el colapso de un proyecto de al menos cuatro décadas. Además, se trata de terrenos federales en Texcoco en donde no se debe construir ningún tipo de infraestructura aeroportuaria porque están clasificadas como “zonas inundables” protegidas por la Constitución como “inalienables e imprescriptibles”, de acuerdo con el artículo 27 de la Carta Magna.

“Un proyecto aeroportuario en el Estado de México pone en riesgo a los habitantes de la Ciudad del México, de la zona metropolitana de municipios como Ecatepec y Netzahualcóyotl porque cancela el proyecto de recuperación del Lago de Texcoco que representa la única opción de salvamente de la ciudad”, dijo José Luis Luege Tamargo el presidente del presidente de la asociación civil Ciudad Posible, un movimiento ciudadano.

En cambio, agregó Luege Tamargo, ha quedado demostrado que la solución aeroportuario sí tiene alternativas que, incluso, gobiernos del estado de Hidalgo confirmaron a través de estudios técnicos que también se pagaron con recursos públicos. De esta forma, Tizayuca, por razones ambientales, sí es una opción, Texcoco no. Ciudad Posible es contundente: “Ningún aeropuerto puede convivir con los cuerpos de agua de una zona como el Lago de Texcoco”. “Se pondría en riesgo la seguridad de los ciudades, de los usuarios de esa terminal y se generaría un gran colapso ambiental”.

Artículo anteriorCómo conseguir la satisfacción del cliente
Artículo siguienteChina, una visión transformadora

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí