Ley Antilavado, una ley perfectible

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 42 segundos

Casa de Bolsa CO

Trece años después de que México se comprometió a combatir al crimen organizado a través de los circuitos financieros, este 17 de julio entra en vigor la llamada Ley Antilavado, todavía perfectible, según opinan los expertos. De acuerdo con reportes de la Unidad de Inteligencia Financiera, 2007 fue el año con más Operaciones Preocupantes, al registrar 250.

Follow the money (seguir el dinero) sentencia el dicho. ¿Pero todo el dinero? Esa es la duda que cabe entre los especialistas que analizan la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, conocida popularmente como Ley Antilavado.

Y es que para los expertos, con la promulgación de esta Ley se ha dado un avance en materia legislativa, pero quedan vacíos que la debilitan. Mireille Roccatti, profesora de cátedra en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y doctora en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México –con especialidad en finanzas públicas–, dice al respecto: “todos son sospechosos. Hay que verificar en qué forma se va a aplicar, porque muchos giros del comercio manejan sus recursos en efectivo, como las compras en gasolineras o tiendas de conveniencia”.

La Ley expuesta en el Diario Oficial de la Federación fue el último mecanismo de combate contra el narcotráfico en la supuesta “guerra” emprendida por el gobierno panista de Felipe Calderón Hinojosa contra el narcotráfico, aun cuando debió ser el principal lazo a cortar: el circuito financiero.

Roccatti comenta que una “gran debilidad” es que la Ley está “bastante rezagada. México se comprometió, dentro del contexto internacional, a realizar un manejo más estricto de los recursos combatiendo el lavado de dinero desde 2000, en la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Trasnacional. En ese momento se comprometió y no fue sino hasta el año pasado que el presidente Felipe Calderón envió el proyecto de Ley”.

En el Informe Anual (octubre 2011-septiembre 2012) de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) se destacan las palabras del expresidente Calderón: “Es indispensable combatir la industria del crimen organizado trasnacional justo en el corazón de sus actividades: en el flujo de dinero que le da el poder para corromper autoridades, para intimidar a los ciudadanos y para expandir sus actividades ilícitas”.

La especialista en finanzas públicas destaca que con la Ley Antilavado, el Estado tiene un punto a su favor: “ahora se va a tener un mayor control a través de la UIF, pero también tiene que trabajar muy de la mano con la Fiscalía Especializada de Investigación de Delitos de Procedencia Ilícita de la Procuraduría General de la República, porque hasta ahora no ha dado ningún resultado y existe desde hace más de 15 años”.

Los reportes

La UIF destaca en sus Reportes de Operaciones Inusuales que de 2004 a 2012 se registraron un total de 432 mil 169 operaciones de este tipo. El quinto año de gobierno de Vicente Fox Quesada fue el que más tráfico tuvo, al registrar 63 mil 674. Ya en la administración calderonista, 2012 fue el de mayor número de operaciones con 57 mil 263.

Durante el mismo periodo, los Reportes de Operaciones Preocupantes llegaron a 1 mil 184. Sin embargo, fue en el sexenio pasado cuando se reportaron más situaciones de este tipo: 2007, 250; 2009, 119; y 2011, 118.

Los Reportes de Operaciones Relevantes de la UIF indican 47.5 millones de operaciones; los años más relevantes fueron 2007 con 6.1 millones; 2008 con 6.5 millones y 2011 con 6.2 millones.

Una Ley perfectible

Jorge Herrera Delgado, secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público e integrante del Partido Revolucionario Institucional, comenta que “esta ley viene a cubrir un espacio que no se tenía. La parte financiera había estado muy descuidada, con vulnerabilidad. Ahora se fijan montos específicos y, en ese sentido, se avanza”.

Sin embargo comenta que, como todas las leyes, “son perfectibles y tiene que avanzarse más”. Por eso, dice el legislador priísta, “es importante escuchar la opinión de académicos y expertos. Son temas que rebasan el común del conocimiento para detectar operaciones y tener mayor control del sistema financiero, en México nos hace falta trabajar mucho”.

Por ahora, agrega, hay que voltear más como legisladores para poder normar sobre las operaciones en instituciones de crédito múltiple, casas de cambio, sociedades de ahorro y préstamo; hay que voltear más como legisladores para poder normar más sobre sus operaciones en nuestro país. “Habría que ser autocríticos y darnos cuenta de que estos recursos están en la economía, son grandes volúmenes de dinero y están en las economías de todo el mundo. Todavía hace falta un análisis mayor, es un avance, pero insuficiente”.

Y enfatiza: “tenemos que continuar con este tipo de leyes para seguir la pista de aquellos que están cometiendo delitos. Además, hay que trabajar en la Ley Federal de Extinción de Dominio, que aparece por primera vez en nuestro país y que tiene que perfeccionarse”.

Artículo anteriorLey Antilavado: en blanco y negro
Artículo siguienteCorredores públicos buscarán amparos contra la Ley Antilavado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí