El petróleo se mantendrá estable en 2013: Saxo Bank

Tiempo de lectura aprox: 5 minutos, 24 segundos

PlataformaPetrolera3Mientras los precios globales del crudo sigan expuestos a fuertes movimientos repentinos, principalmente al alza, causados por alteraciones en la oferta, los cambios recientes, sobre todo por los nuevos métodos de producción, deberían colocar al mercado en un lugar mejor y de menor volatilidad que en años anteriores, explica Ole S. Hansen, de Saxo Bank.

El analista senior de materias primas, admite que si bien la preocupación acerca de la subida del petróleo no ha desaparecido, al menos quedó aplazada por varios años. Esto le comprará al mundo tiempo adicional para seguir mejorando los métodos de producción a través de nuevas tecnologías. Así incrementará la demanda de gas natural, y el mundo posee gas natural en abundancia.

En tanto, la industria automotriz continuará mejorando la eficiencia de sus motores y actualmente está generando un impacto sobre el consumo de gasolina en EU. Un cambio de paradigma será el aporte más positivo para el crecimiento y para los mercados durante los próximos diez años. El hecho de que uno de los derivados sea la reducción de la huella de carbono lo convierte en un caso aún más atractivo. El precio del Brent podría permanecer dentro de la banda entre 90 y 125 dólares en 2013 con un precio promedio cercano a los 111 dólares, pronostica el experto del banco electrónico.

Entre un piso de 90 un techo de 125 dólares

A pesar atravesar momentos de gran incertidumbre, durante los últimos dos años, el crudo tipo Brent se estuvo operando dentro de una banda relativamente estable, especialmente en comparación con años anteriores cuando se veían valores máximos y mínimos extremos. Mirando hacia 2013, creemos que este rango continuará, ya que el Brent se encuentra actualmente encajonado entre varios factores de igual importancia, cuya combinación debería mantener el precio entre 90 y 125 dólares, al menos hasta el año 2015, considera Hansen.

Desde el año 2010, el Brent se ha convertido en la referencia global para una gran cantidad de transacciones físicas de crudo y también cada vez más en el tipo de petróleo preferido de las carteras de inversión. Hace poco, dos de los índices mundiales de materias primas más consultados, el S&P GSCI y el DJ-UBS, anunciaban otro incremento en la incidencia del puntaje porcentual del Brent en sus carteras para el 2013 a expensas del crudo West Texas Intermediate (WTI) que aún tiene mayor incidencia, pero se ha reducido enormemente en relación a años anteriores, agrega el analista senior del banco electrónico.

Las principales alzas del Brent durante el 2010 y el 2011 fueron impulsadas sobre todo por temores relacionados a problemas de suministro, especialmente la guerra civil de Libia a inicios del 2011 y el anuncio de las sanciones a Irán debido a la incertidumbre respecto de sus intenciones nucleares, a comienzos de este año. Algunos problemas menores en la producción de Sudán, Nigeria, Siria y el Mar del Norte también ayudaron a sostener el precio.

Ante estos temores generados por inconvenientes en el suministro, indica el experto, la economía global avanzó con dificultades a un ritmo relativamente lento, lo que ha provocado apenas un pequeño incremento de la demanda global de petróleo.

Por momentos, las preocupaciones sobre una posible recesión manifestada en Europa y en otras regiones del mundo, generaron las inquietudes ya mencionadas relacionadas con el suministro, causando algunas correcciones menores (y otras más importantes) a la baja.

Como resultado, el precio promedio del Brent prácticamente no ha sufrido cambios durante los últimos dos años, permaneciendo en 110.70 y 111.70 dólares por barril en los años 2011 y 2012, respectivamente.

La distribución del volumen de transacción en el contrato a término desde enero de 2011 muestra  que casi 9% de todo el volumen de los últimos dos años se ha negociado entre 110 y 111, mientras que 54% de todo el volumen negociado se ha realizado dentro del estrecho rango entre 106 y 115 dólares. No es sorprendente que el resultado concuerde muy bien con las observaciones sobre el precio promedio, señala.

La tendencia a la baja es un poco más extensa que la alcista. Esto se debe, explica Hansen, a la presencia de inversionistas especulativos tales como los fondos de cobertura y los operadores. Los operadores especulativos reaccionan ante los movimientos del mercado agregando o reduciendo la exposición y los dos picos en el precio del crudo y ambos fueron seguidos de una venta masiva menor y de otra más importante ya que se vieron forzados a reducir las posiciones que generaban pérdidas. En momentos de liquidaciones de posiciones largas como ésta, muchas veces encontramos que el movimiento se extiende mucho más allá de lo que garantizan los indicadores económicos subyacentes.

Una vez determinados los dos principales impulsores del precio del petróleo (las inquietudes geopolíticas y los flujos de inversión especulativa), es momento de echar un vistazo a otras razones por la cual el precio del crudo permanecerá dentro de las bandas en un futuro predecible.

Precios más elevados disparan la producción de Arabia Saudita

A principios de 2012, cuando el precio del Brent estaba elevado, muchas veces escuchamos la intervención del ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Al-Naimi, quien tenía como propósito bajar el precio del petróleo. Cabe señalar que este país es uno de los principales productores de petróleo del mundo y el único que tiene capacidad disponible. Tras el embargo sobre el crudo iraní, incrementaron su producción a cerca de 10 millones de barriles diarios con el propósito de favorecer su intención de ayudar a bajar el precio nuevamente a 100 dólares por barril, cuyo nivel es considerado aceptable tanto para el productor como para el consumidor.

Dado que la economía global sigue siendo frágil, los elevados precios del petróleo actúan como un disuasivo del aumento y por lo tanto de la demanda, considera Hansen.

Liberación de las Reservas Estratégicas de Petróleo (SPR)

El aumento de los precios a raíz de las tensiones diplomáticas también conlleva el riesgo de que las naciones que integran la OCDE ingresen a mercados de mayor calma liberando petróleo o productos de sus Reservas Estratégicas. Los miembros de la Agencia Internacional de Energía están obligados a mantener una reserva de emergencia que cubriría 90 días de importaciones y, como EU es el principal consumidor, actualmente cuenta con 700 millones de barriles según datos del Departamento de Energía de EU.

Si bien la liberación en junio de 2011 –debido a la pérdida de la producción de Libia– tuvo un impacto limitado a largo plazo, la amenaza de una liberación alcanza para disuadir a los inversionistas especulativos de involucrarse demasiado, impidiendo así que el precio suba aún más, expuso Ole Hansen.

Rápido incremento de la producción de crudo en EU

Fuera de la OPEC, el principal aumento de la producción en 2013 provendrá del esquisto estadounidense, cuyo crecimiento había generado una drástica reducción en las importaciones netas de crudo durante los últimos cinco años. En su pronóstico anual de energía para 2013, la Administración de Información sobre Energía de EU (EIA, por sus siglas en inglés) señaló que “el advenimiento y la mejora continua en las tecnología modernas para la producción de crudo continúa generando un aumento en la proyección de la oferta doméstica” y pronostican que la producción alcanzará 7.5 millones de barriles diarios para 2019.

Este cambio de paradigma en los mercados globales de petróleo en la próxima década podría finalmente, según la Agencia Internacional de Energía, hacer que la producción estadounidense supere a la de Arabia Saudita. Dicho aumento debería contribuir a reducir la brecha entre la demanda y la oferta disponible, reduciendo así el riesgo de aumento de precios durante los períodos en los que se producen alteraciones en la oferta, insiste Hansen.

La producción de esquisto necesita precios más elevados

Durante los primeros meses de este año, los precios bajos del gas natural de EU dispararon un cambio importante en los generadores de energía que pasaron de carbón a gas, lo que finalmente hizo que volvieran a niveles más agradables desde el punto de vista de la producción. Incluso, el precio llegó a ser tan bajo que el costo de esta nueva tecnología de producción superó los ingresos. Si hubiese continuado por mucho tiempo más, se habría reducido. Esto es válido para la producción de esquisto, que en esta etapa temprana aún es caro de producir. Únicamente el nivel del precio por barril por encima de los 100 dólares constatado durante los últimos años ha generado que estas innovaciones sean económicamente viables. Hasta que los avances tecnológicos en los métodos de producción hagan bajar los precios, se estima que se necesita un precio de equilibrio por encima de 70 dólares para el crudo WTI (equivalente a 90 dólares para el Brent) para mantener la rentabilidad, indicó el analista.

Productores necesitan precios altos para equilibrar presupuestos

Tras el levantamiento de la primavera árabe en 2011 y la continua tensión en Medio Oriente, muchos miembros de la OPEC incrementaron bruscamente sus presupuestos gubernamentales como forma de intentar escapar a los problemas socioeconómicos. Dado que los ingresos provenientes del petróleo son la principal fuente de ingresos para estos países, el precio del crudo necesario para equilibrar sus presupuestos ha pasado a un nivel mucho más alto durante este tiempo y seguramente se elevará aún más en 2013.

Se estima que Arabia Saudita alcanzará un precio de equilibrio cercano a los 80 dólares mientras que otros países como Nigeria y Rusia se acercarían más a los 100 dólares. Sobre esta base cualquier debilidad en los precios que caiga muy por debajo de 90 dólares no será aceptable y podría defenderse mediante la reducción de la producción.

Artículo anteriorRescata EU en 2012 las exportaciones de Latinoamérica
Artículo siguienteCooperativas, más allá del negocio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí