Materias primas a la defensiva

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 21 segundos

Tras conocerse los resultados electorales, con Ben Bernanke intacto en la Fed, y con el presidente Barack Obama enfrentándose a una mayoría republicana en el congreso estadounidense, el punto de mira de los mercados se situó en la posible amenaza que supone el denominado precipicio fiscal, asegura Ole S. Hansen, analista senior de materias primas, de Saxo Bank.

Si los legisladores y Obama no logran alcanzar un acuerdo antes de la fecha tope del 2 de enero, se producirá una subida automática de los impuestos así como recortes en el gasto, una situación que sin dudas dejaría a la economía de EU en recesión, agrega.

Los metales preciosos, recuerda Hansen, fueron objeto de correcciones antes de las elecciones, contaron con un buen empujón ante las previsiones sobre nuevas medidas de relajación cuantitativa (QE) aunque también respiraron cierto clima de preocupación en torno al posible impacto económico que se derivaría de la decisión de no ampliar los recortes fiscales de la era Bush y de recortar automáticamente el gasto en defensa y otros programas internos.

En tanto, el crudo tipo Brent siguió fluctuando por rango tras encontrar soporte en 105 dólares, dice el especialista del banco electrónico. “El contrato de energía con mejor rendimiento ha sido la gasolina tras las secuelas que ha dejado el huracán Sandy, que ha elevado sus precios en EU debido a los problemas de suministro en Nueva York”.

El gas natural continuó replegándose desde el nivel de 4 dólares, ya que las condiciones climáticas más suaves derivaron en cantidades récord de gas en los sistemas de almacenamiento subterráneo antes de la temporada de extracción invernal, que empezará en las próximas semanas.

El índice de materias primas DJ-UBS protagonizó una leve subida, la primera de las últimas tres semanas, a pesar de que los metales preciosos y la energía se limitaron a compensar las pérdidas de los metales industriales y de la agricultura, sectores en los que, en concreto los metales blandos y los cereales, quedaron bajo presión por vender. El precio de la soya se ha desplomado hasta su nivel más bajo en más de cuatro meses tras un informe estatal estadounidense que prevé reservas más elevadas de lo que estimaba, pero ha compensado con creces el fuerte repunte del trigo ante la preocupación sobre una posible reducción de la perspectiva de suministro global. A continuación el análisis de Hansen por materia prima.

 
El crudo consigue equilibrio

El Brent se ha estabilizado antes y después de las elecciones en EU tras un tiempo de liquidación de posiciones largas de los fondos de cobertura, que ha llevado al precio a fluctuar a la baja hasta nuestro rango elegido para el cuatro trimestre, entre los 105 y 110 dólares por barril.

Las preocupaciones en torno a las cuestiones geopolíticas, la demanda creciente de China y los problemas de suministro local compensaron el malestar sobre el precipicio fiscal estadounidense y el fortalecimiento del dólar, que tiende a crear vientos de cola para aquellas materias primas que se negocian en esta moneda. El mercado de productos en la Costa Oeste de EU sigue luchando por volver a la normalidad tras el huracán Sandy, con lo que los precios de la gasolina siguieron contando con un buen soporte.

 

Estados Unidos, el mayor productor de petróleo del mundo

El significativo impacto de la actual revolución del esquisto, particularmente en los Estados Unidos, ha quedado instalado en el informe de la Agencia Internacional de la Energía, en el que predice que la principal potencia del mundo superará a Arabia Saudita y Rusia como mayor productor global de petróleo en el año 2017.

Incluso, la AIE preveía que Arabia Saudita seguiría siendo el mayor productor del planeta hasta el año 2035. Este dato deja clara la velocidad a la que se ha producido esta revolución, obligando a los expertos a actualizar sus previsiones sobre la producción de petróleo en EU. El incremento de la demanda por parte de los mercados emergentes, por el aumento de la población y del crecimiento de la riqueza seguirá suponiendo un desafío para el suministro global y debería garantizar un buen soporte para los precios del petróleo.

En tanto, el crudo Brent, que en 2012 está cerca de lograr un promedio de 112 dólares, superando así el récord anterior de 110.75 de 2011, en estos momentos se encuentra estancado en un rango entre 105-115 dólares, con la preocupación sobre el precipicio fiscal como el factor más significativo que se prevé a corto plazo, que debería dejar el precio confinado en la parte inferior del rango.

 

El oro y la plata reciben un empujón electoral

Luego de cuatro semanas de ventas, ambos metales subieron de golpe durante la semana pasada, a raíz de las elecciones en los Estados Unidos, cuyo resultado se percibe como favorable para estos commodities. Tras haber alcanzado -pero sin romper- importantes niveles de soporte por debajo de 1,670 dólares, los operadores volvieron a moverse en posiciones especulativas largas, algo que se había reducido en una cuarta parte durante las cuatro semanas anteriores. Vale destacar que durante este periodo de liquidaciones de posiciones largas, la posición corta bruta especulativa no aumentó, indicando la falta de interés en el fondo por lanzarse de lleno a posiciones cortas en el metal dorado.

Por lo tanto, la liquidación de posiciones largas ha dejado tanto al oro como a la plata en posiciones mucho mejores para reaccionar a un cambio en las perspectivas técnicas o fundamentales, y en nuestra opinión, la dirección de la última resistencia en las próximas semanas será alcista.

Tras encontrar soporte y estabilizarse por encima de 1,700, un movimiento por encima de 1,740 debería ser la piedra fundamental para volver hacia el importante nivel de resistencia en 1,800; nivel en el que el oro ha experimentado una corrección en tres ocasiones durante el último año.

 

El trigo, el cereal con mejores resultados mientras la soya se desvanece

Desde que alcanzaron niveles de precios récord tanto para la soya como para el maíz durante el pasado mes de agosto, ambos han caído y especialmente la soya, que ingresó en un nivel bajista técnico tras una caída de más del 20% desde el precio récord logrado hace dos meses.

La razón de esta reciente tendencia bajista ha sido un informe del gobierno de Estados Unidos indicando que los daños por la peor sequía de los últimos 50 años en el Medio Oeste no han sido tan graves como se pensaba. El Departamento de Agricultura de los EU. (USDA) prevé que la producción de soya alcance los 2.791 billones de celemines, un incremento de casi el 3% respecto de su estimación de octubre.

Respecto al trigo, particularmente de la variedad europea de gran aporte proteico empleado para la producción de pan, ha tenido un gran resultado, provocando máximos en varios contratos consecutivos la semana pasada, con la presión alcista sobre el trigo producido en Europa Occidental por la reducción de la producción de los países de la antigua Unión Soviética, particularmente Rusia y Ucrania, junto con la reducción de la producción en Australia por la humedad.

Hasta el momento, la fortaleza del dólar ha evitado el repunte de las exportaciones de los Estados Unidos, pese a que los agricultores ocultaron la verdadera producción.

El maíz con entrega en marzo de 2013 se ha aferrado al soporte en torno a los 7.34 dólares por celemín, un nivel que se ha tanteado en varias ocasiones durante noviembre pasado. Si bien la reducción de la demanda para la producción de piensos y etanol ha reducido la preocupación sobre un pico en los precios durante el invierno, los estrechos niveles de almacenamiento deberían garantizar unos precios elevados en los próximos meses, y al menos hasta que se conozcan las intenciones de plantación de los agricultores estadounidenses para la próxima primavera.

 

Artículo anteriorAumenta producción industrial en septiembre: INEGI
Artículo siguienteCalifica Fitch con AAA certificados de Daimler México

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí