Movilidad, herramienta clave para las empresas

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 20 segundos

Juan Pablo Palomares

En determinados sectores económicos, como es el caso de la distribución y el gran consumo, las empresas más avanzadas llevan ya un tiempo introduciendo importantes cambios en sus operaciones, necesarios para agilizar sus ventas y ofrecer un soporte de calidad a sus clientes. La complicada situación económica actual ha acelerado esta transformación, obligando a las compañías a adoptar soluciones innovadoras y de alto rendimiento, capaces de adaptarse a los nuevos ritmos que impone un mercado en constante transformación y búsqueda de la máxima productividad.

¿Cómo conseguir este objetivo? Afortunadamente, hace tiempo que las compañías más avanzadas comenzaron a trabajar en el rediseño de las operaciones y el desarrollo de soluciones capaces de mejorar el rendimiento empresarial,  es decir, de reducir los costos totales y mejorar, en forma simultánea, los principales parámetros de servicio, plazos de entrega, errores de preparación y devoluciones.

Entre las soluciones que, con mayor éxito, se están empezando a desplegar en un número creciente de empresas, encontramos todas aquellas relacionadas con la movilidad. Es decir, herramientas que permitan llevar la gestión más allá de los límites físicos de una oficina, una planta de producción o un almacén de distribución. Entre ellas, encontramos desde aplicaciones que permiten gestionar de forma directa e intuitiva  la relación con proveedores y distribuidores u operadores logísticos, hasta otras que simplifican la forma en la que los empleados gestionan su relación con la propia compañía o con sus clientes.

Un buen ejemplo de aplicación de sistemas de movilidad lo encontramos en la empresa de distribución y venta de alimentos Bimbo en España, que desde hace algunos años utiliza la plataforma EMX, desarrollada por Consultia IT y directamente integrada con su ERP. En este caso, se dotó a sus comerciales de un dispositivo móvil que les permitía automatizar la captura de información en el punto de venta o la propia gestión de pedidos, con ayudas predictivas basadas en históricos. De esta forma, se agilizó el ciclo pedido-entrega, y también se redujo el volumen de producto retirado.

¿En qué se traduce todo esto? En primer lugar, se mejora notablemente el servicio ofrecido ya que se puede aprovisionar sin prácticamente stock fuera de tienda,  y en segundo lugar y como consecuencia de lo anterior, la calidad del producto aumenta al llegar el producto al punto de venta en unas condiciones óptimas de frescura. Pero no son éstas las únicas mejoras que aporta la movilidad, ya que también tiene consecuencias positivas sobre la planificación de la producción, la trazabilidad logística y la actividad de marketing.

La movilidad, de hecho, ha cobrado una gran importancia en los últimos tiempos gracias a los avances tecnológicos recientes, que han facilitado increíblemente su aplicación a la gestión empresarial. Los adelantos en materia de comunicaciones, en relación con la cobertura de las redes 3G, el mayor rendimiento y la reducción de coste de los dispositivos portátiles, incluidos los nuevos smartphone y tablets, o su capacidad para adaptarse a los sistemas ya implantados en las empresas, han sido factores clave en este cambio.

De esta forma, las soluciones de movilidad han dejado de ser, en muy poco tiempo, un simple instrumento que permite automatizar ciertos procesos, para convertirse en un elemento fundamental para su correcto funcionamiento.

No obstante, para la integración de las herramientas de movilidad conviene tener en cuenta más cuestiones, aparte de las meramente técnicas. Resulta fundamental tener una visión general del negocio, de las posibles mejoras en el ámbito operativo, y del impacto en las funciones del personal propio y externo, para asegurarnos de que se introducen las soluciones más adecuadas en cada caso. En términos tecnológicos se debe apostar por soluciones abiertas y muy optimizadas en el trasiego de datos, capaces de integrar las nuevas tecnologías de los dispositivos terminales actuales con los sistemas transaccionales existentes.

En resumen, si se aplican de la manera correcta, las herramientas de movilidad aportan numerosas ventajas al ámbito empresarial, tanto en ahorro de costes, como en mayor eficiencia en la gestión, que impactan directamente sobre el beneficio y la competitividad a medio plazo.

*Juan Pablo Palomares es socio-director de Consultoría de Negocio de Consultia IT

Artículo anteriorAutoriza CNBV dos nuevos bancos de nicho
Artículo siguienteLa guerra por el imperio del vidrio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí