La 3D va por la TV análoga

Tiempo de lectura aprox: 10 minutos, 13 segundos

Fue el 25 de octubre de 2009, con la transmisión en tercera dimensión del clásico del futbol entre los equipos América y Guadalajara, cuando esta tecnología abrió el apetito de proveedores de tecnología dispuestos a apostar por un mercado de televidentes a quienes el precio de los aparatos parece no importarles con tal de participar de una nueva revolución que podría comenzar a enterrar a la televisión análoga.


Las señales de TV por 3D podría lograr lo que la alta definición no pudo: desbancar a la televisión análoga que durante décadas ha sido la reina del mercado.

Con aquel partido de futbol y los balones cruzando las salas cinematográficas – se disiparon las dudas de los escépticos y se aceleró el desarrollo de los proyectos para 3D que ahora encabezan las principales empresas desarrolladoras de tecnología, las empresas generadoras de contenidos, las proveedoras de señales, los expertos del mundo de Internet y, por supuesto, los estrategas de la publicidad.

El “boom que se desató desde entonces a la fecha es impresionante”, dice Elías Rodríguez, director general de Operaciones de Televisa. Fue un destape de dimensiones globales, agrega el ejecutivo.

La euforia por la tercera dimensión también se consolidó en diciembre cuando se estrenó Avatar la esperada película del director de Titanic, que a decir de Elías Rodríguez: “todo mundo vio y quedó maravillado”.

Pero Televisa, aunque se encuentra a la cabeza del mercado de las televisoras, no está sola. En enero pasado, la cadena estadounidense ESPN anunció que en junio lanzaría su primer canal en 3D. En Inglaterra se transmitió el partido entre Arsenal y Manchester United. Además la cadena Sky Digital UK anunció que en abril de este 2010 pondrá al aire su primer canal en tercera dimensión para el Reino Unido e Irlanda. Mientras tanto, en Estados Unidos DirecTV tendrá tres canales en junio.

El mayor acontecimiento, no obstante, se presentará en diciembre próximo si la FIFA cumple su promesa de transmitir 25 partidos del Mundial de Sudáfrica en 3D.

Por ello, las alianzas están listas para hacer frente a la gran competencia que se prevé. En Japón, en Estados Unidos, en Corea, en Inglaterra, en México y en Alemania se están conformando ya los frentes entre televisoras, proveedores de tecnología y hasta cadenas comerciales que buscarán asegurar los primeros lugares.

Al cierre de esta edición Samsung se alistaba para iniciar la venta de sus televisores estereoscóspicos en España mientras que Panasonic marcó en el calendario el mes de abril como la fecha en la que develaría su propuesta para este sector para el mercado hispano. En Estados Unidos, no obstante, los aparadores de las grandes tiendas ya ofrecen lo último el catálogo de productos de Samsung y Panasonic en materia de 3D. Para Sony la fecha fatal será junio mientras en México los grandes jugadores confían en que esta tecnología establezca un nuevo paradigma

“Eso es lo que marca el destino de hacia dónde vamos”, explica Rodríguez del Grupo Televisa, el corporativo que está aprovechando su infraestructura y tecnología para producir contenidos en High Definition (HDTV) porque resultan compatibles para 3D.

De hecho, el nuevo canal ForoTV, que se transmite por la plataforma de televisión de paga del corporativo, se produce en HDTV y representa la apuesta de la televisora para el mercado de televisión por Internet y no sólo una oferta para competir contra otros canales de información noticiosa. El proyecto va más allá: busca consolidarse a la cabeza de las nuevas opciones tecnológicas en donde la 3D también tendrá un papel definitivo.

Televisa se encuentra aliada con Sony para el desarrollo de nuevas tecnologías.


¿Mal antecedente?

La llegada de la 3D ocurre cuando la tecnología precedente, la plataforma HDTV, no ha terminado de asentarse y expandirse en el territorio nacional. Con una penetración de 13 por ciento, la alta definición en televisión se niega ceder el sitio de vanguardia. Los expertos, dice el funcionario de Televisa, aseguran que la 3D irá mucho más rápido que la alta definición. Calculan conservadoramente, que en dos años habrá 20 millones de televisiones 3D en Estados Unidos, agrega.

“La alta definición todavía no la masticamos muy bien”. En el mundo sólo 30 por ciento de los contenidos de televisión se hacen para HD. “Pero a la 3D le ven más negocio”, explica Rodríguez. Porque la imagen es increíble en calidad, definición y colorido. “Técnicamente es la calidad de la HD multiplicada por dos”, insiste.

Aunque resulta altamente sofisticada, los hogares son el destino final de esta tecnología que potenciará productos tradicionales como el video. Sin embargo, hasta hace 24 meses la industria productora de receptores, los generadores de contenidos, los comercializadores y los distribuidores, no habían logrado visualizar con claridad el potencial de la herramienta que ya tenían en las manos.

Fue sólo por una combinación de factores que acompañaron el desarrollo de la tecnología, lo que hizo posible el gran cambio que se avecina. En primer término, la operación bajo los estándares de la digitalización de la producción televisiva, que sumada a la tecnología de alta definición hacen que ahora sea posible llevar a los hogares una manera ver la televisión que, hasta ahora, estaba reservada para unas cuantas producciones cinematográficas.

Las muestras de los atractivos a cautivaron a millones de espectadores en el mundo entero con eventos como el concierto de U2 por América Latina, Vertigo Tour, estrenado en 2008, un año después de celebradas las grabaciones. Fue entonces cuando un grupo de ingenieros y técnicos se impusieron el reto de llevar la televisión 3D para un evento en vivo.

Mientras tanto, en el mundo de la televisión el camino estaba señalado desde hace varios años. Las grandes empresas de tecnología mostraban todos sus prototipos en las convenciones, pero todo se veíamos lejano. “Hace menos de 24 meses nos dimos cuenta de que la tecnología estaba madura. Que los lentes no provocan dolor de cabeza y que se podía llevar a los hogares por todas las carreteras electrónicas existentes en el mundo de hoy. Sea por aire, por cable, por satélite y por internet, la 3D puede llegar hasta el hogar. Entonces es una revolución. Y no la para nadie”, asegura Rodríguez de Televisa-

Así, la “dictadura” de la televisión en dos dimensiones, como afirma la prensa especializada en Europa, podría tener los días contados.

Cine, el primero

La industria del cine es la principal beneficiaria de la revolución de la tercera dimensión, que este 2010 traerá a México más de 15 películas en ese formato y que ha llevado al público a vivir una experiencia impresionante.

En ello, Avatar tiene un crédito. Sin ser la primera película con esta tecnología sigue rompiendo todas las marcas en la industria. Ya es por mucho “la película más taquillera en la historia del cine en México”, afirma Ramón Ramírez Guzmán, director de Mercadotecnia de Cinépolis. El 3D es un formato asentado, el público lo pide y paga el sobre costo, agrega. De ahí que la empresa tenga programado terminar el año con al menos 50 salas más convertidas a formato digital para llegar a 10 por ciento de las 2 mil 200 que opera.

En México todo ha transcurrido a una velocidad mayor que en otras partes del mundo, dice Daniel Batista, gerente de Programación de Universal Pictures. Ahora, las 250 salas digitales disponibles constituyen una cifra muy superior a las que operan en los países europeos. “

“Lo más importante es que la gente está teniendo una respuesta al nivel de sus expectativas. El cine se ve como algo muy especial. Se están acercando los públicos que asisten una vez o dos al año y se encuentran con un producto que aún no pueden tener en su casa”, agrega Batista.

Con el quinto sitio a nivel mundial, por la asistencia a las salas con más de 182 millones en el 2008, la industria nacional de exhibición de películas cuenta con un plan de negocios que no se limita a las producciones cinematográficas, ahora su cartera se nutre con otros proyectos de contenido, entre ellos la transmisión de partidos de la Copia Mundial de Futbol pero también por eventos como las luchas de la World Wrestling Federation (WWF) que atrae al mercado infantil.

Para eso las salas han adaptado sus pantallas e incorporado cada vez más proyectores digitales, que por un largo tiempo compartirán espacio con los de 35 milímetros. Además de que el formato digital permite ahorros ante la eliminación de la cinta física, el crecimiento de cinco por ciento de la asistencia a los cines por semana así como el sobreprecio de 50 por ciento en las entradas para las películas en 3D, permiten pronosticar un crecimiento de los ingresos totales hasta por 15 millones de dólares para 2011, según Bautista.

Además, la posibilidad de explotar el nicho de los eventos masivos en vivo es una bendición para los exhibidores de películas en un momento crítico para el sector, porque les permite aprovechar en mejor medida la inversión realizada para la digitalización, debido a que los filmes en formato digital sólo representan 15 por ciento de la programación, indica Elías Rodríguez, Director General de Operaciones de Televisa.

Alianzas para este fin se materializan entre las grandes empresas tecnológicas, las cadenas de cine y los principales generadores de programación. Al cine se va a ver una película, no se acostumbra ir a ver un evento en vivo. La revolución de la 3D se despertó un apetito de más contenidos. “Los cines están puestos”, asegura Rodríguez.

Cinépolis, la quinta mayor cadena de salas cinematográficas del mundo, con experiencia en la transmisión de películas 3D y que se dio el lujo de reestrenar durante tres años consecutivos Expreso Polar, se siente muy cómodo trabajando con el tipo de tecnología que para el público se presenta con gafas pasivas, sin necesidad de pila. Aunque muchas personas consideran que existe diferencia, yo no la aprecio, dice Bautista. La ventaja es que “son lentes que cuestan menos de un dólar”, explica Rodríguez. (GS)

La todopoderosa 3D

“México es un país de tercera y cuarta dimensión.”

José Luis García Agraz.

Después de más de 50 años de notables e insistentes experimentos llega a la industria fílmica y la tercera dimensión (3D) digital apunta a consolidarse como la tercera gran revolución en su historia, luego del tránsito del cine mudo al sonoro y de la irrupción del color. Ahora cuenta con la posibilidad real de producir un mundo increíble, un nuevo mundo. Y una inmersión nunca experimentada con las tecnologías anteriores.

Se ha llegado a la madurez de la 3D cinematográfica, la tecnología, los lentes que usan los espectadores, las técnicas de filmación ya es propia. “No se puede hacer una película cualquiera y pasarla por un filtro y ya está en tercera dimensión”, explica Benito Fernández, director de Brijes, que se estrenará en el verano próximo.

Ahora no hay errores del pasado que provocaban el dolor de cabeza, que en parte era por el tipo de gafas y en parte por los cambios de planos. Lo cierto es que para hacer cine en 3D “tuve que aprender otra vez a dirigir”, dice Fernández. Porque, además no se trata de hacer 3D por hacer 3D.

Es otra forma de dirigir, sobre todo en el caso de Brijes, agrega Fernández, quien refiere que para esta producción se utilizaron tres técnicas de estereoscopía diferentes. “Siempre pensando que el espectador se sienta cómodo. Entonces tuvimos que tratar escena por escena, nivel por nivel, todo esto a mano. Decidir cuánta profundidad utilizarás en cada, cuándo va a salir de pantalla, porque en ese momento lo que pasa es que el auditorio haga un minivisco. Por eso debe usarse poco y no muy seguido”, asegura el cineasta.

“Los cambios de foco, que me gustan mucho, ya no los puedes utilizar igual, porque parecen errores”. Sin embargo, pese a este avance en la técnica y las posibilidades que ofrece la tecnología, en el cine lo importante siempre es la historia. “El talento que contiene el producto. Si nosotros estamos en esto es porque tenemos una buena historia y un buen guión. Sin eso de nada sirven los demás recursos”, destaca Fernández.

Aún no hemos visto lo que nos ofrece la 3D, considera José Luis García Agraz, director general de Estudios Churubusco Azteca. Como tecnología se incorporará a las anteriores, al igual que en pintura, cada técnica tiene sus propias posibilidades y todas prevalecen. Así, él observa el potencial de la 3D pero reconoce que aún falta que aparezca el talento que la entienda para adaptarla a un lenguaje profundo. En manos de un poeta puede convertirse en una herramienta interesante. Así, el centro de todo asunto es el concepto.

La llegada de la 3D podría equipararse al invento de la guitarra eléctrica. No se conoció su valor real hasta que aparecieron Erick Clapton, Pete Townshend, Knopfler y tantos otros clásicos, compara el director de Nocaut.

Hoy vemos por ejemplo el éxito Avatar, resultado de un cóctel mediático de un director que, sin duda, tiene talento para hacer este tipo de películas. Muchos críticos han dicho que es la misma historia que Pocahontas de los estudios Disney. En este caso iban juntos la tecnología y el pasado ultraexitoso del director. Los créditos son más espectaculares incluso que la película, ver la cantidad de gente que está trabajando detrás de ella, agrega.

La tecnología debe servir al concepto, porque hoy todos podemos tener una cámara, hacer la edición en cualquier computadora y subirlo a You Tube. Ya todo está al alcance. Pero no hay tecnología que nos permita ser mejores personas, cineastas o escritores. Lo que importa es lo que queda plasmado en la hoja en blanco, insiste García Agraz.

Como cineasta, estoy en todo: los personajes, la historia, la toma, el encuadre, el diálogo, la luz, la música, el tiempo, el dinero, la edición… Me volví director cliché, con el cabello alborotado, rascándome la cabeza y angustiado por todo, admite Fernández.

El primer paso está dado: la tecnología puso su parte. (GS)

¿Quién ganará?

La tecnología que está haciendo posible captar las imágenes en tercera dimensión en el video, si bien ha logrado acordar formatos estándar que permitan la mínima compatibilidad, está lejos de presentar una oferta única, más bien la competencia mantiene viva la intención de satisfacer el mayor cúmulo de necesidades a los usuarios.

Las principales desarrolladoras de tecnologías como Sony, Panasonic, Toshiba, LG, Philips, JVC, entre muchas otras, se encuentran ahora en una fuerte competencia por la especialidad, calidad y amplitud de beneficios en los productos que habrán de poner en el mercado mexicano, que espera para este verano ver la primera gran irrupción de pantallas en 3D.

El mercado nacional que tiene ventas superiores a 3 millones de aparatos anualmente, tendrá a partir de este verano la primera irrupción de equipos en 3D, con una amplia gama de alternativas, desde las que ofrecen la máxima inmersión vía la espectacularidad en el video y dimensiones de las pantallas, acompañadas de audio envolvente, así como la compatibilidad con la televisión tradicional y la conversión a tres dimensiones imágenes que fueron grabadas originalmente en dos dimensiones.

La línea de productos permitirá satisfacer los gustos más exigentes de quienes quieren llevar hasta sus hogares la experiencia del cine hasta otros no tan sofisticados que prefieren ver la televisión sin necesidad de utilizar lentes especiales. Las marcas actualmente preparan sus estrategias de posicionamiento, a partir de las particularidades de sus productos.

Así es como tendremos en sitios de concurrencia como parques de diversiones, restaurantes, ferias y museos exhibiciones audiovisuales, hasta que los generadores de contenidos televisivos pongan una programación continua en 3D. Al respecto, Televisa tiene programado tener una producción regular en este formato para finales del 2010. “Aunque eso depende de las expectativas que se generen tras el Mundial de Futbol. En todo esto el mercado es el que manda. Porque si el interés es alto, tendríamos que irnos más rápido”, asegura Elías Rodríguez, director general de Operaciones.

Televisa tiene su proyecto de dirigirse en 3D a espectáculos en vivo, masivos como musicales y deportes, principalmente. Por lo pronto la inversión que realizará al respecto este año, esta empresa será en una unidad completa para alta definición y tercera dimensión, explica Rodríguez.

La línea de productos de Panasonic, cuya característica de sus productos se asienta en la búsqueda de la calidad que proporcionan la sincronización de los lentes activos con las pantallas Viera 3D Full HD de 50 y 65 pulgadas, el reproductor Blu-ray disc 3D. Esto, bajo el estándar que permite al televidente elegir el formato que desee, desde televisión analógica tradicional hasta 3D. Además este grupo japonés tiene previsto poner en el mercado su cámara portátil profesional, que espera competir fuertemente porque graba directamente y por su bajo precio.

Sony, por su parte, pretende mantenerse a la delantera en la experiencia 3D, de ahí su fuerte presencia la producción de los 25 partidos del Mundial de Futbol que se transmitirán bajo este formato. Su amplia cartera de negocios está dirigida a impulsar la expansión de la oferta de 3D en el hogar, con películas, programación televisiva, pantallas, computadoras, videojuegos, así como los equipos profesionales de rodaje, producción y proyección. “Nuestra misión es apoyar la difusión de 3D de alta calidad en todo el mercado”, dijo Chris Cookson, director del Centro Tecnológico Sony 3D.

Toshiba, mientras tanto, prepara el concepto servidor de entretenimiento cuya calidad en 3D se complementa con una amplia compatibilidad y conectividad a internet, adicionalmente es capaz de convertir a tercera dimensión los contenidos 2D en tiempo real, cuya convertibilidad queda a decisión del cliente. Se complementa el concepto con la posibilidad de equiparlo con video y teléfono para realización de videoconferencias. Aunado a esto, se encuentra la disponibilidad de acceso a una amplia gama de canales en línea cuyo contenido puede ser incluso descargado a disco duro. “Nuestra apuesta es dar a conocer nuestro concepto único de ver 3D en el momento que lo desees”, informó Isidro Vargas, funcionario de Toshiba México. (GS)

Artículo anteriorLos imprescindibles…
Artículo siguienteChianti. No sólo un vino sino un estilo de vida