Momento de oportunidad

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 45 segundos

La crisis está dejando oportunidades en el sector de bienes raíces. Así, a pesar de las restricciones de liquidez, éste podría ser el mejor momento para asumir un compromiso de largo plazo


Este año se caracterizó por la cautela de los consumidores en las compras de automóviles, artículos de consumo y, por supuesto, vivienda, el sector más golpeado a nivel mundial –principalmente en Estados Unidos–, derivado de la crisis económica que reveló su peor rostro a finales de 2008.

Y aunque a mitad de 2009 el gobierno federal anunció que esperaba una caída en el sector de 7.1 por ciento, desarrolladores e intermediarios mobiliarios registraron un descenso en ventas de casi 35 por ciento.

Recientemente, el titular de la Comisión Nacional de Vivienda, Ariel Cano, informó que este mes presentaría un breve programa federal para reactivar los créditos puente para la construcción de vivienda –que se han desplomado 60 por ciento–, por lo que también se requeriría un mayor apoyo de la banca comercial.

Por su parte, Softec, la consultora especializada en vivienda, explicó que la construcción de viviendas requiere entre 600 mil y 700 mil millones de pesos al año en créditos puente.

José Castañeda Meléndez, director de Desarrollo de Afiliados de Coldwell Banker, una empresa de bienes raíces dedicada a la intermediación inmobiliaria, afirma que es el mercado de la vivienda de lujo el que ha registrado mayores descensos, ya que constructoras mexicanas como GEO, SARE y Consorcio Ara han continuado con la construcción y venta de sus desarrollos, “lento pero seguro”.

“Definitivamente creo que siempre es un buen momento para hacer una inversión inmobiliaria, y más aún en tiempo de crisis, porque es la única manera de garantizar que tu dinero esté seguro.”

?¿Cómo vivieron México y el mundo el mercado de la vivienda en 2009? ¿Cuál es el estado de este sector en la actualidad?

?En México tenemos la ventaja de que dentro de lo golpeado que estuvo el sector inmobiliario en otros países –Estados Unidos, por ejemplo–, resultamos un poco menos golpeados, en el sentido de los precios, por lo menos. Lo que se cayó aquí fueron las ventas, no se cayó propiamente el precio de los inmuebles más que en un porcentaje bastante marginal.

En Miami, por ejemplo, algunos inmuebles tuvieron una caída de 50 por ciento en su valor. Ahí sí hablamos de bajas en los precios de manera sustancial.

En México fue aproximadamente entre un 10 por ciento y 15 por ciento lo que se pudieron haber caído los precios, a pesar de que las ventas, en promedio, disminuyeron 35 por ciento.

Definitivamente 2009 empezó bien, pero muy rápido nos pegó todo. Parece una aberración hablar de la influenza o que una cuestión de este tipo haya podido golpear o dañar tanto los mercados. En México nos dañó verdaderamente, paró la productividad, paró inversiones; la gente retrasó decisiones, y cuando hablo de eso es porque desde ahí empezó a caer el mercado. Sin embargo, en este último trimestre hemos notado que el sector ya va en ascenso.

?¿Se ha caído el mercado de las hipotecas bancarias?

?Las hipotecas sí se han reducido, aunque todo lo que son créditos de Fovissste e Infonavit están activos, están aplicándose. A nivel residencial medio y de lujo, sí se han registrado mayores caídas. Los bancos con créditos para hipotecas tradicionales y sofoles, más aún, entre 30 por ciento y 60 por ciento.

La gente tiene miedo de comprar una propiedad porque no saben si conservarán su trabajo, y tampoco los bancos han estado tan entusiastas con promover sus productos porque han estado un poco inciertos en cuanto a las modificaciones de los intereses, etcétera. Hace poco, Softec habló de cifras muy específicas, de que los créditos hipotecarios bancarios y las sofoles se habían caído cerca de 60 por ciento y 65 por ciento.

?¿Cuál es el inventario de casas nuevas en el país?

?A pesar de que pensamos que se ha caído mucho la construcción, las inmobiliarias o los constructores bien establecidos siguen adelante con sus proyectos y sus desarrollos. Tal vez algunos se quedaron en el camino, gente que andaba probando en este medio. Actualmente GEO, Consorcio Ara y SARE son las empresas mexicanas que siguen fuertes. Yo sigo viendo sus desarrollos, los seguimos promoviendo en algunas de nuestras oficinas. Esa gente no se detiene, simplemente se va adecuando a las circunstancias del mercado.

?¿Qué oportunidades se observan para 2010?

Se espera un crecimiento de 10 a 15 por ciento, y cuando hablo de crecimiento me refiero a volumen de ventas y no de precios, porque el precio se ve afectado por otros factores, como la ley de la oferta y la demanda, las posibilidades de cuestiones inflacionarias, y ahí no podría predecir un movimiento de los precios; pero en cuanto a la cantidad o al volumen de ventas, sí se espera un incremento Eso es muy positivo, porque además, insisto, nuestro mercado es el primero en caerse, pero también el primero en reponerse. Esto es un buen signo de la economía que va hacia arriba.

Artículo anteriorPor qué Telmex sí es un monopolio
Artículo siguienteEl momento del ciudadano