Bolivia: balance de una gestión presidencial exitosa

Tiempo de lectura aprox: 5 minutos, 55 segundos

Con un crecimiento de 4 por ciento para 2009, el presidente Evo Morales Ayma y su gabinete han hecho de Bolivia un ejemplo de desempeño económico para Latinoamérica. En consecuencia, con ese triunfo incontestable, el primer presidente indígena en más de 180 años de vida republicana de su país se presenta como el candidato más favorecido por las encuestas para las elecciones presidenciales que tendrán lugar el 6 de diciembre próximo.


Por su parte, en torno al desempeño de la economía boliviana, el Fondo Monetario Internacional (FMI) señala en su página de internet que conseguirá un superávit en su balanza de pagos del 1.1 por ciento del Producto Interno (PIB) en 2009, mismo que aumentará hasta el 1.3 por ciento en 2010. Con este bagaje, aunado a un intenso ejercicio democrático (un referendo ratificatorio en el que obtuvo 67 por ciento y una nueva constitución en la que el país se define como Estado plurinacional, promulgada en febrero de 2009), es probable que el presidente Morales alcance más del 60 por ciento de los votos en la próxima contienda presidencial.

Miembro de la nación indígena aymara, Evo Morales inició su gestión presidencial el 22 de enero de 2006, y la evolución favorable de las variables económicas de su país ha sido reconocida a lo largo de este periodo por organismos especializados públicos y privados. Bolivia ya no es a los ojos del mundo el ejemplo de una nación olvidada.

El proceso de crecimiento 2006-2007

El Centro de Investigación Económica y de Políticas (CEPR, por sus siglas en inglés) ubicado en Washington, DC, publicó en su informe de agosto de 2007 el notorio avance de los principales indicadores de la economía boliviana, entre ellos el crecimiento del PIB que para 2006 fue de 4.6 por ciento. En el documento se establece que “el sector manufacturero fue uno de los de mayor crecimiento, con una variación de 8.1 por ciento”, y “la construcción –incluyendo obras públicas– también repuntó, al crecer a un ritmo de 4.5 por ciento en 2006”. El CEPR subrayó también la situación favorable de las finanzas públicas, balanza de pagos y reservas internacionales que ya para ese año representaban 32 por ciento del PIB. Aunado a ello, la deuda externa pública total de Bolivia sólo significaba cerca del 16 por ciento del PIB; nivel bastante aceptable de endeudamiento externo.

Por otro lado, el informe da cuenta de las medidas del gobierno de Evo Morales para mejorar la situación de la población en general; entre ellas, el programa nacional de alfabetismo, que contaba ya con 172 mil 314 graduados y 328 mil 933 participantes activos. Además, el documento informa del inició de un ambicioso programa de reforma agraria y titulación de tierras mediante el cual ya se habían distribuido 481 mil 664 hectáreas a campesinos pobres.

Para la Comisión Económica para América Latina (Cepal), en su Estudio económico de América Latina y el Caribe 2008-2009, publicado en julio pasado, “en 2008 la economía boliviana continuó presentando resultados positivos en términos de crecimiento de la actividad económica, cuentas externas y fiscales”. “El PIB registró un incremento del 6.1 por ciento, es decir, 1.5 puntos porcentuales más que en 2007”, y “el incremento de la actividad económica se tradujo en un descenso de la tasa de desempleo que pasó del 7.7 por ciento al 7 por ciento”. Asimismo, señala el informe, el sector público no financiero registró un superávit equivalente al 3.2 por ciento del PIB. Al cierre de 2008, las reservas internacionales netas en poder del Banco Central de Bolivia alcanzaron un nivel histórico extraordinario: 46.3 por ciento del PIB. Para el mismo año, la deuda pública externa del Estado plurinacional de Bolivia se incrementó en 10.4 por ciento y corresponde principalmente a la deuda contraída con organismos multilaterales y la deuda bilateral, sobre todo con la República Bolivariana de Venezuela, en el marco del fortalecimiento de las relaciones económicas entre ambas naciones. Para el periodo estudiado por la Cepal, las exportaciones bolivianas aumentaron 44.6 por ciento.

Los beneficios para la población

Éstos han sido múltiples en materia de desarrollo comunitario, educativo y de la salud. Citemos sólo algunos: el 19 de febrero de 2009 se decretó un aumento del salario mínimo público y privado del 12 por ciento, medida retroactiva al 1 de enero. El 3 de abril de 2009 se decretó la entrega de bonos a favor de las madres gestantes, así como de las niñas y niños menores de dos años, el cual se comenzó a pagar el 27 de mayo de 2009. La madre gestante recibirá cuatro pagos de 120 bolivianos correspondientes a la asistencia para cuatro controles prenatales y un pago de 120 bolivianos para el parto en instituciones designadas, así como un control posnatal. En el caso de los infantes, la madre recibirá 12 pagos de 125 bolivianos para 12 controles bimestrales integrales de salud. El costo fiscal de esta medida, informa la Cepal, es de aproximadamente 70 millones de dólares.

Por otra parte, cabe mencionar que durante la presidencia de Evo Morales se ha dignificado el trabajo de los campesinos, y en especial el de los cocaleros.

Desarrollo tecnológico e industrial

El 29 de agosto de 2009, la Asamblea General de Naciones Unidas nombró a Evo Morales “Héroe Mundial de la Madre Tierra”, en reconocimiento a su lucha por el medio ambiente y acordó declarar el 22 de abril como Día Mundial de la Pachamama (Madre Tierra en aymara y quechua). Por ello, de manera por demás resumida, cabe mencionar algunos de los últimos logros en materia de desarrollo industrial del país, efectuados bajo un esquema de respeto al medio ambiente y de apoyo a las culturas locales:

En dos o tres años se lanzará al espacio el satélite Tupac Katari con el apoyo de China.

Ha comenzado a construirse una planta de litio con una inversión de 350 millones de dólares. Las reservas bolivianas de litio son las más grandes del mundo. El litio es un elemento químico que posee múltiples aplicaciones en la transferencia de calor y se usa como componente dentro de las baterías eléctricas.

En octubre se inauguró una planta de cobre que producirá al año 3 mil 600 toneladas, con lo que este país podría convertirse en el tercer productor de cobre del mundo, luego de Perú y Chile. Los países interesados en encabezar la cartera de clientes en la adquisición de cobre son: Rusia, Corea del Sur y Japón.

Los obstáculos al desarrollo

La lucha no ha sido fácil, pues como lo señala la Cepal: “en el primer trimestre de 2008, el Estado plurinacional de Bolivia se vio afectado por el fenómeno climático La Niña, sobre todo en los departamentos de Beni y Santa Cruz, lo que impidió un mayor repunte de la actividad agrícola en 2008, y en enero de 2009 se declaró emergencia nacional debido a la epidemia del dengue”.

En 2009 las exportaciones bolivianas a Estados Unidos no se acogerán al sistema preferencial de la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de la Droga, que no fue renovado por el gobierno de ese país.

Por otra parte, las tentativas de desestabilización política de la extrema derecha, que promueve la separación de los departamentos de la región conocida como la media luna, así como los intentos de magnicidio, han distraído múltiples esfuerzos y recursos económicos, que aun así no han impedido el desempeño económico del gobierno actual.

Las dificultades electorales y la mano americana

El ambiente electoral se encuentra enrarecido por el mismo Órgano Electoral Plurinacional, dirigido por Antonio Costas, pues es sabido que apoya a las campañas de Manfred Reyes Villa, candidato presidencial por el derechista partido Plan Progreso para Bolivia, un militar que estudió en la Escuela de las Américas –institución estadunidense de la que se han graduado numerosos militares latinoamericanos violadores de los derechos humanos–; fue además prefecto de Cochabamba, y fue revocado de ese cargo en una consulta popular en 2008. Leopoldo Fernández, su compañero de fórmula como candidato a la vicepresidencia, exprefecto del departamento de Pando, se encuentra preso, acusado de terrorismo, asesinato, homicidio, lesiones graves y asociación delictuosa por la matanza en El Porvenir, ocurrida en septiembre de 2008 en la que 13 campesinos y estudiantes normalistas fueron abatidos.

Aunado a lo anterior, el exembajador de Estados Unidos en Bolivia, Philip Goldberg, fue nombrado a finales de octubre como nuevo subsecretario adjunto de inteligencia del Departamento de Estado, lo que confirma la sospecha del gobierno boliviano, que su estancia como embajador en Bolivia era aprovechada para “conspirar”. El gobierno de Evo Morales declaró persona no grata a Goldberg en septiembre de 2008, luego de acusarlo de apoyar a los opositores separatistas. Estados Unidos, a su vez, expulsó al embajador boliviano.

Por ahora, Estados Unidos y Bolivia trabajan en la recomposición de sus relaciones en las que el interés y la dignidad de Bolivia están por encima de todo. Para ello, se estima que se firme en los próximos meses el proyecto marco de las relaciones, el cual se encuentra actualmente en debate.

Apenas nombrado Goldberg en el Departamento de Estado, ha surgido una campaña sucia de la oposición al tratar de desprestigiar la gestión del presidente Morales, de cara a las elecciones del próximo mes de diciembre, haciendo aparecer videos donde acusan al propio gobierno de estar involucrado en supuestos actos terroristas. Pretenden involucrarlo con el grupo de sicarios liderado por Eduardo Rózsa, quien murió tras un operativo policial el pasado 16 de abril en Santa Cruz. La banda pretendía organizar milicias en Santa Cruz y atentar contra la vida del presidente Evo Morales. En estas provocaciones, Morales ha considerado que existe la participación de algunos cuerpos policiales bolivianos al servicio de la embajada americana.

Aunado a lo anterior, las nuevas bases militares estadunidenses en Colombia van en contra de los gobiernos progresistas del continente y no garantizan la seguridad en la región; Bolivia, como Ecuador, Brasil y Venezuela son los principales afectados por la amenaza militar americana.

Con todo, el presidente boliviano ha logrado obtener el respeto para su país por parte de la comunidad internacional. En el ámbito regional, Bolivia ha jugado un papel trascendental en el proceso de integración, en el marco de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América y la Unión de Naciones Suramericanas. Por ello, para la dinámica futura del proceso de democracia e integración de América Latina, es esencial continuar con la participación del presidente Evo Morales.

En este contexto, todo parece indicar que el haber gobernado al país bajo los principios fundamentales de la cultura aymara, honestidad, trabajo y sinceridad, ha permitido que a pocos días de las elecciones presidenciales, y a pesar de las acciones de la extrema derecha criolla, apoyada por el imperio, las encuestas difundidas indiquen la alta preferencia de los votantes bolivianos por el presidente Evo Morales.

* Doctor en derecho de la cooperación internacional por la Universidad de Toulouse I, Francia

Artículo anteriorUna guerra económica de 96 MMDD
Artículo siguiente¿En qué gastan los mexicanos?