Comunicación satelital sin control

Tiempo de lectura aprox: 5 minutos, 27 segundos

Empresas privadas, nacionales y extranjeras, dependencias de gobierno y organismos autónomos explotan capacidades de satélites mexicanos sin contar con estándares mínimos de calidad. No reportan ni participan ingresos (pagos) al Estado. Así, la Cofetel incumple con el control de sus obligaciones e inspecciones a los servicios de comunicación vía satélite, revela la ASF

En los últimos días de marzo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aseguró que, en comparación con otros países, los mexicanos pagan los más altos precios por servicios de calidad inferior en el sector de telecomunicaciones; entre éstos, la comunicación vía satelital: derechos de emisión y recepción de señales de voz, datos y video.

Sin embargo, en México los prestadores de servicios que explotan las bandas de frecuencias asociadas con satélites nacionales o extranjeros “no cumplen con las obligaciones establecidas en los títulos de concesión ni La ASF explica que –con el propósito de analizar la competitividad nacional de los prestadores de servicios con respecto de la OCDE– solicitó a la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) estudios comparativos en términos de precio y calidad. Pero la entidad fiscalizada indicó “no contar con dicho estudio” ni con la estructura tarifaria de las empresas, “que dependen de otros factores que dificultan la realización de análisis comparativos de tarifas”. Tampoco contó con comparativos internacionales.

Aun así, la ASF elaboró y proporcionó un ingreso promedio por megahercio de las tres principales empresas satelitales que operan en el país. Encontró que Satélites Mexicanos, Sistemas Satelitales de México y Panamsat de México disminuyeron en promedio un 16.9 por ciento su precio en 2007 respecto del año anterior, 2006; de 33.8 a 28.1 pesos por megahercio.

La fiscalización a las acciones de supervisión del cumplimiento de las obligaciones establecidas en los títulos de concesión y permisos de la ASF consistió en conocer la gestión financiera de los recursos públicos aplicados por la Cofetel: 320 millones 396.5 mil pesos, el ciento por ciento de los recursos ejercidos en el mismo año.

Concluida la evaluación al desempeño de la comisión, y verificadas sus acciones en los programas de revisión de expedientes, visitas de inspección y monitoreo del espacio radioeléctrico, el órgano fiscalizador determinó que en 2007 la Cofetel, dependencia responsable de regular y promover el desarrollo de ese sector, “no cumplió cabalmente con su propósito de supervisar de manera eficiente los servicios”.

Con la información proporcionada por la comisión, los reportes del registro de telecomunicaciones y el padrón de concesionarios y permisionarios, la auditoría explica que los datos presentados por la entidad fiscalizada son “inconsistentes”.

Según el Informe de resultados de la revisión y fiscalización de la cuenta pública 2007, lo anterior deriva de la revisión a los 29 títulos de concesión que se ejercen en el país. De éstos no se habían inscrito siete títulos de concesión ni 312 de los 396 permisos. La ASF tampoco encontró expedientes ni evidencias documentales que demuestren el cumplimiento de 89 de los 183 compromisos a los que están obligadas las prestadoras de servicios concesionadas.

Entre las empresas que habrían incumplido con la normatividad se encuentran: Internet Directo, MVS Televisión, Astrum Comunicaciones, Libros Foráneos, Enlaces Integra, Globalstar de México, Corporación Nacio- permisos”, expone en su último informe la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

nal de Radiodeterminación, Spacenet Comunications Services de México, Global S. Telecomunicaciones, Intelsat México, Sistemas Satelitales de México, Panamsat de México, Enlaces Integra, New Skies Satellites de México, Nahuel Satélites de Telecomunicaciones, Hispasat México, Dgnet de México, Comsat México, Globalstar de México y Mite Global Communications Systems.

Con base en esta revisión, la ASF determinó que en 23 expedientes, que significaron el 79.3 por ciento de los 29 de títulos de concesión de comunicación vía satélite revisados, no se localizaron 89 documentos que representan el 48.6 por ciento de las 183 obligaciones que la Cofetel debió atender en 2007.

Entre las obligaciones incumplidas por concesionarios, la auditoría señaló algunas acciones que no se atendieron: reporte de composición accionaria, fianza de garantía, estados financieros, reporte de activos fijos, reporte de los programas de adiestramiento y capacitación, reporte de las labores de investigación y desarrollo, información sobre la instalación de red, reporte de modernización de la red, información estadística de capacidad satelital e información general.

Asimismo, de la supervisión de expedientes para verificar el cumplimiento de los permisos de comunicación vía satélite, la ASF tampoco encontró la documentación que acreditara el cumplimiento de 176 de las 187 obli gaciones que debieron atender en ese año 88 de los 396 permisos otorgados.

Al respecto, la Cofetel argumentó que “no cuenta con registros que le permitan dar seguimiento y control del cumplimiento de las obligaciones de los permisionarios”. Entre los registros faltantes se citan fianzas de garantía, actualización de la red, estudios tarifarios, información técnica y administrativa (financiera), obligaciones de pago a Telecomm (el 2.5 por ciento de los ingresos tarifarios netos), participación de ingresos de explotación, pago de derechos e informes de datos técnicos.

De entre los permisionados que no han reportado sus obligaciones destacan los telepuertos: Comsat (antes Intelcom Red), Vitacom de México, Filcam, Satelitron, Impsat, Espectáculos y Deportes Mexicanos, Sinfra, Telemexico, Teléfonos de México y Geo Telecomunicaciones; las estaciones terrenas: Mega Cable, Quiriego Compañía Minera, Parker Drilling de México, XHTA, UNLP México, Banco Santander Mexicano, Halliburton, Bergesen Worldwide Limited, Telesistemas Mexicanos, Compañía de Servicios de Compresión Campeche, Continental Automotive Mexicana, Radio Cel, TV Azteca, Carter’s de Montemorelos, Tiempos México, Pirelli Neumáticos de México, Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, Telecomunicaciones Multidestino, Televisa (KU-3), Lear Corporation México y American Telesource International de México.

Los concesionados que incumplen son: La Hacienda, Gigante, Deutsche Bank, Asgrow Mexicana, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, MPS Mayorista, Aluminio, Volkswagen de México, Telefonía Celular del Norte, Vector Casa de Bolsa, Btcino de México, Comunicaciones Mitel, Sistemas Tecnológicos, Cigarrera La Moderna, Asociación de Editores de los Estados, Distribuidora Astrotec, Consorcio Minero Benito Juárez Peña, Colorada, Sociedad Industrial, Organización Salami, Vitro Corporativo, Grupo Editorial SEFI, Cruz Azul. Todas éstas “no cuentan con evidencia documental que avale los pagos de derechos y los informes de datos técnicos”.

Así también, Celular de Telefonía, Servicios Aéreos Rutas Oriente, Banco de Oriente, Secretaría de Educación Pública (Red Universitaria), Acciones y Valores de México, Transportes Nuevo Laredo, Alberto Zapata Verastegui, Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, Hylsa, Fernández Editores, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto Mexicano de la Radio, Grupo ICA, Auto Partes y Arneses de México, Rep Com de México, TV Comunal de México, Motorola de México, Farmacéuticos Lakeside, Sociedad Internacional de Telecomunicaciones Aeronáuticas, Comisión para la Regularización de la Tenencia, Cincinnati Bell Information Systems de México, Nissan Mexicana, Estrella de Oro y Banco Nacional de México, Impulsora Canamex, Instituto Nacional de Capacitación Fiscal, NEC de México, y Administración, SA de CV.

Asimismo, la ASF no encontró evidencias de que “la entidad fiscalizada (Cofetel) acredite acciones realizadas para formular las propuestas de sanción y revocación”, que en su caso debieron plantearse a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Por los resultados obtenidos de la fiscalización 07-0-09D00-07-0171, la ASF emitió a la Cofetel 20 observaciones que generan 24 acciones: 21 recomendaciones al desempeño y tres promociones de responsabilidades administrativas sancionatorias.

Falta de inspección y evasión de responsabilidad

En cuanto a las acciones de supervisión que la Cofetel debió ejercer, la ASF determinó que en 2007 “no se realizó ninguna visita de inspección a los concesionarios de los servicios” y únicamente fueron dos visitas a permisionarios que, en relación con los 396 permisionarios, representan el 0.5 por ciento de la cobertura.

La entidad fiscalizada no contó con registros que le permitieran llevar el seguimiento y control del cumplimiento de obligaciones establecidas en los títulos de concesión y permisos que prestan servicios satelitales en el país. Ello “impidió identificar en qué medida los concesionarios y permisionarios de estos servicios cumplieron con las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas que les resultan aplicables”, subraya la ASF.

Asimismo, la Cofetel señaló “no contar con los parámetros para evaluar la calidad de los servicios” e informó que tampoco “lleva registro que le permita verificar si los concesionarios cumplieron con la entrega de los reportes de estándares mínimos de calidad requeridos”.

El órgano fiscalizador pudo constatar que de los 24 concesionarios que tenían obligación de entregar los reportes de estándares, sólo en 13 lo hicieron. Del 54.2 por ciento se localizó documentación en los expedientes que soportaron dicha obligación. Pero, según su consideración, la auditoría tampoco puede constatar si los concesionarios cumplieron o no con los estándares mínimos de calidad.

Por otra parte, las empresas tampoco entregaron a la Cofetel registro de las quejas presentadas por deficiencias en la prestación de servicios así como registro de reparación de fallas, a los cuales están obligados.

Encargada de proponer a la SCT las sanciones que considere, generalmente de carácter económico por irregularidades encontradas como resultado de las supervisiones que debe realizar, la Cofetel también omitió revocar la concesión o permiso e incluso asegurar las instalaciones y el equipo de telecomunicaciones de los prestadores de servicios que incumplen con la reglamentación.

La ASF consideró en su dictamen final que el impacto de las observaciones son de consecuencia social porque “se impidió identificar en que medida los concesionarios y permisionarios de estos servicios cumplieron con las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas que les resultan aplicables”.

Por medio de su Dirección de Comunicación Social, Fortuna solicitó conocer la versión de la Cofetel respecto de las observaciones hechas por la ASF, sin que hasta el cierre de edición hubiera respuesta.

Artículo anteriorLa moneda única para todos
Artículo siguienteLa vida como tu la piensas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí