Home » Comercio, Destacada, Economía, Economía Mundial, Finanzas, Inversiones, Opinión » Una caja de pandora llamada Brexit

Una caja de pandora llamada Brexit

 

 

Por Haydeé Moreyra*

1.-HaydeéMoreyraF152Al cierre de esta columna ya se saben los resultados del referéndum del 23 de junio en el que los ingleses manifestarán –por primera vez desde 1975- su decisión de continuar o no dentro de la Unión Europea (UE), lo que tradicionalmente se ha llamado el famoso y temido Brexit,  de ocurrir, las políticas de libre movimiento de personas y mercancías y asilo dejarán de tener efecto. A la fecha solo ha habido dos referéndums previos;  el primero para conocer el papel de Inglaterra dentro de la UE y el segundo para determinar un cambio en el sistema electoral. Pero ninguno de estos episodios se compara con éste. En principio porque las consecuencias de un Brexit tendrían un impacto no solo en Inglaterra sino en todo Reino Unido y la UE, lo que sentaría un precedente a nivel regional e internacional.

Las diferentes encuestas arrojan que el voto a favor y en contra se encuentra sumamente dividido. De ahí que la presente columna, más que plantear las implicaciones de un Brexit ya votado, es analizar el contexto por el cual se dio este fenómeno entendiendo que sus causas y consecuencias trascenderán más allá de lo dicho por las urnas.

Un primer contexto del Brexit tiene carácter interno. Me refiero a la relación entre Inglaterra con Escocia e Irlanda del Norte. Estas dos regiones representan relativamente poco para la UE e Inglaterra, pero su voto en contra del Brexit podría llevar la balanza a resultado inesperados. Pero ¿por qué lo harían? Para la pequeña economía de Escocia, salir de la UE con los precios del petróleo tan bajos significaría mucho que perder y poco que ganar. Los escoceses perderían el “libre” acceso a un mercado de 500 millones de consumidores; el 46 por ciento de las exportaciones Escocesas hacia la UE estarían bajo un nuevo régimen comercial; y habría incentivos para que 160 mil ciudadanos europeos dejen de aportar económicamente a Escocia. Pero hay otra variable en esta ecuación y se llama Partido Nacionalista de Escocia (SNP por sus siglas en inglés) que podría resurgir con mayor fortaleza a raíz de un Brexit. Por su parte, el comercio internacional está estrechamente ligado entre Irlanda del Norte y la Gran Bretaña pero Irlanda depende mucho de los subsidios que recibe de la UE. Si Inglaterra busca separarse de la UE, ¿por qué Escocia no retomaría el referéndum e independizarse de Inglaterra? ¿Por qué Irlanda no buscaría mantener las alianzas con Berlín? El resurgimiento del ambiente nacionalista no solo despertaría en esta parte de Europa; también podría tener sus implicaciones muy particulares en España.

4.-HaydeéMoreyraF152Otro tema relevante es el comercio. Aproximadamente 54 por ciento del comercio internacional de Gran Bretaña se hace con países de la UE, un mercado con un valor cercano a los 18.5 billones de dólares. Esto significa que la otra mitad del comercio se hace con países no miembros. Entonces ¿qué significaría un Brexit para la relación de Gran Bretaña con el mundo? En principio las exportaciones hacia la UE dejarían de moverse “libremente” y no hablo tan solo de mercancías y servicios, sino de las 4 millones de plazas laborales que directa o indirectamente se abren en la región. Según estimaciones de The Economist Intelligence Unit, el brexit implicaría una reducción en la participación del comercio en el GDP Británico por cerca de 5 puntos porcentuales. En segundo lugar, tiene un efecto adverso en la relación entre Inglaterra y uno de sus principales socios: Estados Unidos. Con datos de la oficina inglesa de estadística comercial, en abril del 2016 el 34 por ciento de las exportaciones de Inglaterra tienen como destino los Estados Unidos y el 15 por ciento de las importaciones son de origen norteamericano. Y es que aunque hay lazos históricos de amistad entre estas dos naciones, el presidente Barak Obama fue muy claro al ser cuestionado sobre el brexit y el acuerdo comercial con la UE: “Creo que es justo decir que a final del camino podría haber un acuerdo comercial con Reino Unido y Estados Unidos pero eso no va a suceder en el corto plazo porque nuestra atención se centra en la negociación con un gran bloque”. En otras palabras, Inglaterra y el Reino Unido deben saber que un aislamiento sería no solo del bloque de la UE sino de su relación con otros países lo que seguramente implicará una compleja renegociación de tratados comerciales toda vez que un brexit permite un periodo corto de negociaciones una vez que entra en vigor.

EU Referendum - Signage And SymbolsPero esta relación de comercio también puede analizarse desde el punto de vista económico. En un estudio realizado por la London School of Economics, los investigadores prueban que una de las consecuencias del Brexit será en términos de comercio y por ende, en una disminución en el nivel de vida de los británicos. Según la OECD,  para el 2020 el PIB de Reino Unido será 3 por menor que el que alcanzaría estando dentro de la UE; en el corto plazo, se congelarán las condiciones de crédito, se desplomará la confianza del consumidor y habrá barreras a la entrada lo que perjudicará al mercado laboral; en el largo plazo, habrá impactos negativos en el capital, productividad laboral y en la IED. Según sus estimaciones, el 45 por ciento de las exportaciones de Reino Unido y el 53 por ciento de las importaciones inglesas se comercializan con la UE. El beneficio directo no solo es un acuerdo preferencial de comercio (tarifas arancelarias) sino de un mejor nivel de vida por el acceso de la población a más productos y servicios, y más baratos. Ciertamente que los recursos que originalmente destina Reino Unido a la UE regresarían a la región, pero según este estudio el costo de oportunidad de este ahorro fiscal es muy alto; el “ahorro” equivalente a 0.31 por ciento del ingreso nacional resulta muy inferior al costo de perder el comercio preferencial con UE y Estados Unidos.

Al final del camino, cuál será el recuento de daños. Veamos. Si confiamos en la última encuesta publicada por el periódico Financial Times en el que el 45 por ciento opinaba dejar la UE y 44 por ciento permanecer en ella, entonces podemos plantear la premisa que en Gran Bretaña existen dos visiones y dos realidades diferentes.

3.-HaydeéMoreyraF152Estar dentro de la UE implica dejar de recibir recursos para los británicos vía gasto público. En otras palabras, no hay suficiente dinero para pensiones, inversiones públicas en transporte público o becas universitarias. Pero para los británicos que se encuentran laborando o emprendiendo en algún país miembro de la UE significaría regresar a su país, “perder” los beneficios de tener un pasaporte europeo y cerrar temporalmente (en el mejor de los casos) su empresa.

Estar dentro de la UE implica abrir la frontera y estar en constante riesgo por la entrada de migrantes provenientes de Europa. Además, significa destinar recursos (créditos, presupuesto, subsidios) para la manutención de migrantes y limitar el trabajo o salario de los residentes legalmente. Para las empresas establecidas en Reino Unido, significa un freno a la flexibilidad laboral que ofrece la UE; el costo laboral se incrementará en el mediano plazo por la falta de migrantes que empujan la población económicamente activa joven; y las finanzas del gobierno sufrirán al no tener la misma recaudación de impuestos vía directa (impuesto al valor agregado) o indirecta (vía ingreso).

Ciertamente que las voces del Brexit se habían hecho presente desde hace tiempo, pero a mi juicio los recientes acontecimientos políticos (crisis de refugiados y actos terroristas) y económicos (bajo crecimiento económico, endeudamiento y políticas restrictivas) han motivado esta división de opiniones. Según la encuesta más reciente elaborada por The Economist, el 59 por ciento de los jóvenes votarían en contra del Brexit; lo anterior contrasta con el voto de los ancianos y de la gente en condiciones de pobreza, al estar 52 por ciento y 49 por ciento a favor de la salida de la Gran Bretaña de la UE, respectivamente. Aun así, creo que la “punta del iceberg” ha sido el desplazamiento del liderazgo europeo, de Londres a Berlín. Me pregunto si el Brexit daría, en efecto, una solución a estos temas que tanto preocupa a Inglaterra o si, por el contrario, sentará un precedente para el destino de la UE y sus miembros.

Sea cual sea el resultado, lo cierto es que lo que acontezca en las urnas será trascendental para Gran Bretaña, la UE y el mundo entero.

Efectos del Brest en el nivel de vida de Reino Unido Optimista Pesimista
Efecto del Comercio -1.37% -2.92%
Beneficio Fiscal 0.09% 0.31%
Cambio en el ingreso per cápita -1.28% -2.61%

Fuente: London School of Economics

*Coordinadora Executive MBA-EGADE Business School.

Posted by on Jul 5 2016. Filed under Comercio, Destacada, Economía, Economía Mundial, Finanzas, Inversiones, Opinión. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry .

Leave a Reply


Revista Fortuna #158
 

 

 


Revista Fortuna © 2017 Comunicación Colectiva y Periodismo de Investigación. Todos los Derechos Reservados | ISSN: 1665-482X
Av. Río Churubusco 590, Col. Del Carmen, delegación Coyoacán, CP 04100, México DF . Log in -