Sueño espantado
Algo tan común como dormir, resulta que actualmente no es tan fácil ni normal. Existen trastornos de todo tipo, desde los conocidos ronquidos, pasando por pesadillas, el insomnio, la apnea del sueño y hasta la narcolepsia. En México es un problema de salud, que padece una tercera parte de la población y tiene consecuencias en su calidad de vida.
Miguel Ángel Ortega

Si bien ya sentenció don Pedro Calderón de la Barca que la vida es un sueño, y los sueños, sueños son, el problema es muy complicado para los mexicanos porque aproximadamente una tercera parte de los 100 millones que vivimos en el país tenemos problemas de trastorno de sueño. Y eso afecta nuestra vida, aunque sean un sueño.

Para 30 millones de mexicanos la vida en la noche no es sueño, es insomnio, duermevela, ronquidos, síndrome de piernas inquietas, apnea del sueño, narcolepsia y otras alteraciones.
Emma Patricia García Campos no es una literata como Calderón de la Barca, pero está muy capacitada para hablar del sueño. Es cirujana dentista y especialista en trastornos del sueño, como la que provoca la apnea del sueño.

García Campos es también investigadora de la Clínica de Trastorno del Sueño dependiente de la Facultad de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México.

La doctora García Campos explica que de esos más de 30 millones de mexicanos sólo 1.5 millones reciben tratamiento médico.

Y aunque, según la clásica novela del Siglo de Oro español, la vida es sueño, dormir bien es importante en la vida moderna. No se trata solamente de no poder conciliar el sueño, son diferentes alteraciones que la mayoría de la población las considera normales u ocasionales y no acepta que sean un problema de salud.

La detección oportuna de las alteraciones del dormir permite su control y mejora totalmente la calidad de vida de los pacientes, agrega la doctora García Campos.

Calidad de vida

Los trastornos del sueño se presentan en todas las edades con diferentes manifestaciones. La psicóloga Guadalupe Escobar, coordinadora del Programa de Psicología del Instituto Nacional de Salud Mental, dice que el sueño tiene una doble función: una de descanso, cuando el organismo realiza procesos que mejoran su funcionamiento durante la vigilia.

Y en la infancia cumple una función vital: maduración. Por eso, los recién nacidos se pasan sus primeros meses la mayor parte del tiempo durmiendo.

En el caso de adolescentes y adultos, con una dinámica de vida diaria mucho más caótica que la de Calderón de la Barca en el Madrid del siglo XV –con todo y que el escritor haya participado en varias guerras, luego ordenado sacerdote y vivido más de 80 años—, los médicos dicen que sus trastornos del sueño están asociados con el estrés.

Sin embargo, los problemas para dormir pueden ser causados o ser resultado de desórdenes en varios sistemas del cuerpo. Como por ejemplo, la apnea del sueño, que es una enfermedad respiratoria, y la narcolepsia, que se trata de un trastorno neurológico.

Muchos especialistas afirman que la falta de sueño contribuye al deterioro de las relaciones familiares y a la insatisfacción laboral.

En las ciudades modernas donde se privilegía el uso del automóvil, la falta de sueño puede ser peligrosa y causar accidentes graves e incluso mortales.
Los problemas al dormir pueden ser tratados o controlados por médicos de distintas especialidades.

Los neumólogos, por ejemplo, tratan a las personas que sufren de apnea del sueño y los neurólogos hacen lo propio con la narcolepsia.

Sin embargo, médicos de otras especialidades también pueden tratar los trastornos del sueño, como la doctora García Campos de la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM, que es considerada como la más completa en su tipo en Latinoamérica.

Cuánto dormir

Las necesidades de sueño son diferentes para cada persona, pero en general los especialistas consideran que los adultos sanos necesitan un promedio de entre siete y nueve horas de sueño nocturno.

Pero, ¿cómo averiguar si tiene problemas de sueño, más allá que le digan que ronca mucho?

Por cierto, el ronquido se produce cuando existe una obstrucción en el paso del aire a través de la parte posterior de la boca y nariz. En ésta zona coinciden la lengua con el paladar blando y la campanilla. Cuando estas estructuras chocan entre sí producen una vibración durante la respiración, que genera los ronquidos. Aproximadamente 45 por ciento de las personas adultas ronca ocasionalmente y 25 por ciento son roncadores habituales.

El problema de los ronquidos es más frecuente en los hombres y en las personas obesas o con sobrepeso y se agrava con la edad y es un problema de salud.

No es necesario que sea insomnio crónico que puede conducir a problemas psiquiátricos y hasta cardiovasculares para que acuda al médico

Revise su actividad normal y analice si tiene problemas para mantenerse despierto durante actividades aburridas o monótonas, ese es un síntoma de que debe dormir más.

Si presentan tendencias a ser demasiado irritable con sus compañeros de trabajo, familiares o amigos o si encuentra dificultad para concentrarse o recordar las cosas. Todo esto indica que usted necesita dormir más y dormir bien.

El mejor camino es que acuda con su médico para que le haga un diagnóstico y le recomiende el mejor programa para usted.

Recuerde que un sueño apropiado le ayudará para mantener mejor su memoria, la capacidad de aprendizaje y razonamiento lógico e incluso contribuir a recuperarse de una enfermedad o lesión.

Porque aunque don Pedro Calderón de la Barca sostenga que la vida es un sueño y los sueños, sueños son, bien vale vivirla pero con sueños reparadores.

Para dormir

•No tome bebidas con cafeína (refrescos o café), después de las 4 PM.
•No coma o beba alcohol demasiado cerca de la hora de dormir; el picante en exceso provoca acidez y le impedirá dormir.
•No utilice la computadora antes de ir a la cama. La luz le indica al cerebro que es hora estar despierto.
•Haga ejercicio con regularidad, pero no justo antes de ir a la cama.
•Apague algunas luces por la noche para ayudarle a desconectarse del día.
•Establezca un ambiente que estimule el sueño (quieto, oscuro, templado, puede leer o escuchar música relajante.
•Intente cunplir un horario regular de hábitos de sueño aún los fines de semana. No puede recuperar el sueño perdido de la semana anterior.
•Deje entrar la luz brillante por la mañana para despertarte.
•No haga siestas demasiado largas. Más de 30 minutos podrían evitar que duerma bien más tarde.
•Evite mirar el reloj, lo pondrán ansioso sobre el tiempo que le queda para levantarse.
•Vaya a la cama sólo cuando esté cansado. Si no se duerme en 15 minutos, es mejor levantarse y hacer otra actividad relajadora hasta que sienta sueño.

 

Escuela de salud

Medicina y otras yerbas

Cada año, los mexicanos gastan millones de pesos en tratamientos de medicina alternativa y productos y hierbas milagrosas que curan todo. En el mejor de los casos, el ciudadano pierde su dinero, porque los tratamientos son inútiles. Pero la historia no siempre termina bien. Exponer su cuerpo a sustancias desconocidas puede dañar su salud e incluso poner en peligro su vida.

Pero también es cierto que México goza de una tradición antiquísima en el conocimiento de plantas medicinales. La herbolaria mexicana es un portentoso aporte a la humanidad en el conocimiento y uso sistematizado de plantas como alimento y medicina.

Instituciones como la Secretaría de Salud pretende incorporar y sistematizar ese conocimiento a la medicina moderna y universidades como la Nacional Autónoma de México, Antonio Narro, de Coahuila, y Chapingo realizan estudios serios.

Pero eso es muy diferente a recurrir a tratamientos no comprobados que ofrecen curas milagrosas. Miles de charlatanes ofrecen resultados inmediatos para perder peso instantáneamente, mejorar la vida sexual y crecimiento de pelo.

Recuerde que algunos medicamentos, vitaminas y plantas que no necesitan receta médica, pueden traer complicaciones con otros medicamentos o bebidas alcohólicas y desde luego acarrear reacciones al principio activo del producto.

Por eso es conveniente que revise que si es medicamento, tenga la autorización de la Secretaría de Salud y que quien se lo ofrezca ?dietista, quiropráctico, acupunturista o médico ?alternativo?? sea un profesional y tenga autorización oficial.

Puede detectar que es fraude cuando quien lo ofrece dice ser el único autorizado.

Un profesional de la salud no impide que el tratamiento beneficie a otros y sea administrado por otro médico. La existencia de una ¿fórmula secreta? que nadie conoce ?muchas veces en productos extranjeros, como los chinos?, sólo al alcance de unos cuantos, junto con testimonios de supuestos pacientes y la propaganda en televisión, son generalmente inventos que deben llamar a la desconfianza del paciente.

Iguales consideraciones se debe tener con aparatos milagrosos para bajar de peso, moldear la figura o aliviar mágicamente dolores musculares.

Si usted piensa que las plantas medicinales, por el simple hecho de ser naturales, las puede consumir cualquiera, está equivocado. El principio activo, la dosis y frecuencia en su uso, puede representar un riesgo para su salud.

Así que si usted desea recurrir a la portentosa medicina tradicional mexicana, hágalo con cuidado y recurra a los profesionales. La Secretaría de Salud (www.salud.gob.mx) publicó la primera edición de la Farmacopea Herbolaria de México. La Universidad de Chapingo (www.chapingo.mx) tiene un departamento sobre plantas medicinales e incluso su tratamiento para reducir el colesterol con la yerba del sapo ya trascendió mundialmente.

Recuerde que cientos de médicos, egresados de universidades mexicanas, han realizado estudios serios en homeopatía y herbolaria, pero ante todo tienen un título.